Última hora

Última hora

La fascinación por el sultán llega a Bruselas

Leyendo ahora:

La fascinación por el sultán llega a Bruselas

Tamaño de texto Aa Aa

La exposición "El Imperio del Sultán" quiere resaltar los lazos culturales y romper con los estereotipos entre Europa y Turquía.

La exposición “El Imperio del Sultán” quiere resaltar los lazos culturales y romper con los estereotipos entre Europa y Turquía. La colección, que acaba de abrir sus puertas en el Palacio de Bellas Artes de Bruselas, forma parte de un proyecto internacional.

El 29 de mayo de 1453 cae Constantinopla. La victoria de los otomanos firma el fin del Imperio bizantino y marca un giro en la historia. A pesar de los conflictos militares, una atracción y una fascinación mutuas por la cultura “del otro” se desarrollan entre Occidente y el Imperio otomano.

“La novedad es que incluimos también países de Europa central y oriental, por primera vez. La mayoría de las exposiciones que se han hecho antes se han enfocado mucho en Italia, Holanda y Alemania. Pero ahora también hemos querido que aparecieran Hungría y Polonia, por ejemplo”, dice el comisario de la exposición, Guido Messling. Estos dos últimos países han estado en contacto directo con los Otomanos.

A través de seis secciones temáticas se pueden ver 160 obras de arte y objetos como pinturas, grabados, telas reales, instrumentos científicos, monedas, manuscritos refinados, tapices de lujo y armaduras orientales del periodo que va de 1420 a 1620 aproximadamente.

“En Europa central es evidente la asimilación de las influencias otomanas. Un ejemplo lo podemos ver en este retrato de Matías, el rey de Bohemia, con un caftán, una vestimenta que llevaban los otomanos”, explica este otro responsable, Michal Dziewulski.

Los viajes comerciales y dimplomáticos eran habituales en el siglo XVI. Los artistas acompañaban a las delegaciones oficiales para estudiar más de cerca los hábitos y constumbres del Imperio otomano.

“Es una exposición un poco difícil ya que enseña una página de la historia muy desconocida pero es fascinante”, responde esta mujer.

“Creo que es apasionante. Es una exposición muy rica con unos pasajes muy bonitos de la historia europea”, destaca este visitante.

Esta exposición se podrá ver en la capital de Bélgica hasta el 31 de mayo. Después viajará rumbo a Polonia.