Última hora

Última hora

La industria automovilística tradicional se prepara a la llegada de los coches sin conductor

Leyendo ahora:

La industria automovilística tradicional se prepara a la llegada de los coches sin conductor

Tamaño de texto Aa Aa

China y España deben ser los mercados más dinámicos este año en el sector automovilístico. Es lo que afirma la Organización de Constructores de Automóviles (OICA), en sus previsiones presentadas en el Salón del Motor de Ginebra que calcula un crecimiento del tres por ciento respecto al 2014. En el caso chino, la progresión tiene que ser del siete por ciento y en el español del cinco. El primero por la emergencia de una clase media en el mayor país del mundo y, el segundo, por la drástica caída de ventas durante la crisis económica.

“2015 volverá a ser en general un buen año, pero siempre depende de donde estés”, explica el analista automovilistico Henner Lehne, del gabinete IHS. “Si te encuentras en los mercados emergentes, excepto el de China, no es probable que sea bueno”.

El salón de Ginebra, que abrió al público este jueves hasta el 15 de marzo después de las jornadas profesionales, también es el lugar para presentar los vehículos más avanzados a nivel tecnológico. Por ejemplo, el Budii de la empresa suiza Rinspeed. Este coche eléctrico tiene como volante a un robot que conduce automáticamente. Equipado por la compañía informática Harman, dispone de dos sensores y una cámara que anticipan los obstáculos del vehículo.

“Los chicos de la época digital lo único que conocen es internet”, subraya el director general de Rinspeed, Frank Rindercknecht. “Es una cuestión de generaciones, de adaptación a esta tecnología. Y estoy seguro de que nuestros nietos un día dirán: ¡oh, abuelo, tenían pilotos, conductores de autobuses! ¡Es increible, ahora todo se hace con máquinas”.

De hecho, los gigantes de internet Google y Apple investigan de forma más o menos pública sobre los coches sin conductor. La industria tradicional está dispuesta a cooperar, aunque también teme lo que pueda hacer una firma como Apple con una capitalización bursátil de 681.000 millones de euros: más que Daimler, Volkswagen, Renault, Peugeot, Fiat Chrysler, Ford y General Motors juntos. La revolución puede llegar en los próximos cinco o diez años…