Última hora

Última hora

Solar Impulse: nueva era de la aviación enfocada al ahorro energético

El Solar Impulse despegó por primera vez el 3 de diciembre de 2009 en la ciudad suiza de Dübendorf. El avión se elevó menos de un metro, pero para

Leyendo ahora:

Solar Impulse: nueva era de la aviación enfocada al ahorro energético

Tamaño de texto Aa Aa

El Solar Impulse despegó por primera vez el 3 de diciembre de 2009 en la ciudad suiza de Dübendorf. El avión se elevó menos de un metro, pero para los progenitores de este proyecto revolucionario fue el comienzo de un nuevo ciclo en la era de la aviación: un avión capaz de volar sin carburante, día y noche.

En 2010, el primer prototipo demostró su capacidad para almacenar la suficiente energía en sus baterias de litio con un vuelo de 26 horas seguidas.

Su sucesor surcó por primera vez el cielo en junio del año pasado en Suiza. Cerca de 17 mil células fotovoltaicas alimentan sus cuatro motores eléctricos de hélice de 17,5 caballos. Es decir, la misma potencia que una motocicleta, pero con una envergadura de 72 metros, sólo ocho menos que un Airbus A380.
Además, al estar fabricado con fibra de carbono sólo pesa 2.300 kilos, como un todoterreno familiar.

Han sido 12 años de trabajo para Bertrand Piccard, uno de los cofundadores del proyecto, antes de lanzarse a la aventura de dar la vuelta al mundo en el SI2.

Bertrand Piccard. Cofundador del proyecto Solar Impulse:
“Vamos a despegar de Abu Dabi, y cruzar la India y China, haremos trayectos de 24 horas cada uno, y luego, el gran salto a Hawai y a Estados Unidos; el gran salto sobre el Atlántico hacia el sur de Europa o el Norte de África y después, un largo vuelo de vuelta a Abu Dabi, para completar el ciclo.”

35 mil kilómetros, 25 días de vuelo a una altitud de 8.500 metros durante el día, 1.500 por la noche, en una cabina sin presurizar con un solo piloto a bordo durante cinco días y cinco noches.
André Borschberg, completa el tándem:

André Borschberg. Cofundador del proyecto y piloto:
“Tenemos la intención de descansar o dormir un máximo de 20 minutos seguidos. Después, hay que volver a establecer contacto con el centro de control, comprobar lo que el avión está haciendo y que todo está funcionando correctamente, y luego tal vez, otro momento de descanso.”

Todo un reto para los pilotos aunque Solar Impulse no es una aventura deportiva, sino un intento de demostrar que actualmente disponemos de la tecnología necesaria para reducir a la mitad el consumo energético en el planeta.

Solar Impulse en la red:

Sitio Solar Impulse

Cuenta Twitter Solar Impulse

Canal Youtube Solar Impulse