Última hora

Última hora

Herzog - Livni: el matrimonio de conveniencia que amenaza a Netanyahu

Por separado, no suponían una amenaza para Benjamín Netanyahu, el primer ministro saliente, pero su sorprendente alianza ha dado un vuelco a los

Leyendo ahora:

Herzog - Livni: el matrimonio de conveniencia que amenaza a Netanyahu

Tamaño de texto Aa Aa

Por separado, no suponían una amenaza para Benjamín Netanyahu, el primer ministro saliente, pero su sorprendente alianza ha dado un vuelco a los pronósticos electorales.

Punto de vista

Tenemos que unir nuestras fuerzas. Necesitamos unidad, tenemos que ganar, porque somos nosotros o él.

El líder laborista Isaac Herzog y la exministra centrista Tzipi Livni han forjado una estrecha cooperación en la llamada Unión Sionista, una coalición de centroizquierda que defiende un Estado judío y democrático.
La entente es tal que en caso de victoria se han comprometido a turnarse al frente de la jefatura del Gobierno tras dos años de mandato.
Isaac Herzog:
“Tenemos que unir nuestras fuerzas. Necesitamos unidad, tenemos que trabajar juntos para ganar, porque somos nosotros o él.”

Nacido en Tel Aviv en 1960, Herzog pertenece a una influyente dinastía política israelí: es nieto del primer gran rabino de Israel; hijo de un general que llegó a la presidencia del Estado, y sobrino del mítico ministro de Exteriores Abba Eban.

Tras desempeñar el cargo de jefe del gabinete interno con Ehud Barak, Herzog, de 54 años, fue ministro de Vivienda con Sharon y de turismo con Olmert y Netanyahu. Cuando los laboristas abandonaron la coalición dirigida por éste, se fue del Gobierno.

Dirigente del Partido Laborista desde 2013, ha sabido reconducir la formación tras años de caída libre hasta situarla en la primera posición en intención de voto de cara a estas las elecciones.

En buena medida debe esta recuperación a que ha sabido atraer a su plataforma electoral a Tzipi Livni, líder del centrista Hatnuá, la formación que fundó en noviembre de 2012

Tzipi Livni, que aspira a convertirse en la segunda mujer en dirigir el Gobierno de Israel tras Golda Meir, cultiva su imagen de mujer íntegra en un país donde se han multiplicado los casos de corrupción entre dirigentes políticos. En el pasado trabajó para el Mosad, el servicio secreto israelí. Su carrera política fue meteórica desde que entró en la Knesset en 1999. Dio sus primeros pasos políticos en las filas de la derecha nacionalista. Con el paso del tiempo ascendió en la jerarquía de Kadima, la formación fundada por Ariel Sharon en 2005.

Ministra, entre otras cosas, de Agricultura, Justicia y Exteriores, en 2006, entró en el Gobierno de Ehud Olmert con quien mantuvo relaciones más que tensas. Su animosidad salió a la luz en 2007, cuando ella dijo estar a favor de la dimisión de Olmert tras la publicación de un informe sobre los errores de la guerra de 2006 en el Líbano

A veces paloma, a veces halcón, Livni siempre se ha declarado partidaria de mejorar las condiciones de vida de los palestinos en la Cisjordania ocupada y de la creación de un Estado palestino. El mismo fervor con el que en 2008 defendió la guerra en Gaza afirmando que no había más opción que la militar.

Considerada la mujer más poderosa de Israel, en 2009 rozó la jefatura del Gobierno, cuando Kadima ganó las legislativas, pero fue a Netanyahu a quien el presidente encargó la formación de un Ejecutivo, en el que Livni participó hasta que el pasado diciembre Netanyahu la destituyó como ministra de Justicia y jefa negociadora con los palestinos.

Para Livni, estos comicios podrían marcar el momento de la revancha. Juega con la ventaja de que la mayoría de los electores los ven como un referéndum sobre los anteriores seis años de mandato como primer ministro de Netanyahu, salpicado por varios escándalos y blanco de no pocas críticas por su reciente viaje a Washington sin el aval de Obama.