Última hora

Última hora

Siria, entre tinieblas

Leyendo ahora:

Siria, entre tinieblas

Tamaño de texto Aa Aa

Un país sumido en las tinieblas. Desde marzo de 2011, Siria ha perdido un 83% de sus luces.
Estas imágenes de satélite, de marzo de 2011 a febrero de 2015, muestran como las zonas más castigadas por la guerra como Alepo, Raqqa, Homs, y Hama han ido cayendo progresivamente en una oscuridad casi absoluta. Damasco, la capital, ha perdido el 33% de las luces nocturnas.

Grabadas a 800 kilómetros de la tierra, reflejan el sufrimiento y el miedo que sienten los sirios a diario desde hace cuatro años.

En este vídeo, un presunto caza del régimen de Bachar al Assad bombardeaba el pasado lunes un pueblo a las afueras de Damasco. En este otro colgado el 10 de marzo, un helicóptero, supuestamente también del régimen, arroja un barril de explosivos en pleno barrio de al Sakhour, en Alepo. Este tipo de barriles explosivos pueden arrasar vecindarios enteros, como denuncia la coalición de 130 ONG llamada WithSyria. Los civiles son las principales víctimas. Los niños no se libran de estos ataques indiscriminados.

2014 fue el año más sangriento en Siria, con más de 76.000 muertos. Desde marzo de 2011 hasta principios de este año han muerto 210.000 personas.

Las imágenes menos dramáticas, como esta, el 11 de abril del año pasado, son cada vez más excepcionales.
Ese día, un acuerdo entre el Gobierno y la oposición permitió la entrega de ayuda humanitaria en dos barrios asediados de Alepo. Las ONG denuncian también que 7,8 millones de Sirios, el doble que en 2013, viven en zonas definidas como difíciles de acceso para la entrega de ayuda.

Esta exposición en la sede de la ONU en Nueva York revela otro horror de la guerra, las torturas sistemáticas que sigue practicjando el régimen de al Asad. Las fotos de cuerpos mutilados, filtradas por un fotógrafo forense del ejército que luego huyó con ayuda de la oposición, hablan por si mismas.

Najib Ghadbian. Representante especial de la Coalición Siria en la ONU:
“El mes pasado, según una organización de defensa de los derechos humanos, el régimen torturó hasta la muerte a 84 prisioneros. Fue en febrero de este año. Depurar responsabilidades debe formar parte de cualquier búsqueda de una solución política. Fue precisamente la impunidad ante estos crímenes lo que alentó después a grupos extremistas como el autoproclamado Estado Islámico a hacer lo mismo.”

La semana pasada, de nuevo, el Consejo de Seguridad de la ONU votaba una resolución condenando el uso de gas cloro en el conflicto sirio y amenazaba con tomar medidas si se seguía haciendo. Sin embargo, en 2014 el mismo organismo de la ONU votó tres resoluciones para proteger a los civiles sirios que se ha mostrado incapaz de hacer aplicar.

Laurence Alexandrowicz, euronews:
Laurent Chapuis, Siria lleva cuatro años en guerra. Usted conoce muy bien la situación en el país, y en especial la de los niños, porque trabaja para Unicef en Jordania. ¿Se puede trabajar en Siria?

Laurent Chapuis:
Es extremadamente difícil, pero intentamos cubrir las necesidades de 14 millones de niños afectados por la crisis, tanto en Siria como en países vecinos.
En el transcurso de 2014, UNICEF y sus socios consiguieron vacunar a 3 millones de niños sirios contra la poliomielitis, principalmente en las zonas controladas por el Gobierno sirio, pero también en zonas en manos de la oposición.
También hemos vacunado a más de 800.000 niños contra el sarampión y facilitado el acceso a la educación de 2,8 millones de niños en Siria.

euronews:
En estos cuatro años, ¿cómo ha evolucionado la situación? Ahora se habla de las bombas de Bashar al Asad, y en los últimos meses de la crueldad del grupo Estado Islámico.

Laurent Chapuis:
Las condiciones de vida de los niños se siguen deteriorando en Siria, donde son sometidos a violaciones extremadamente graves, como el reclutamiento forzoso por parte de grupos armados. Pero además, tambien les detienen, y están sujetos a violencia de caracter sexual. Sus escuelas, sus centros de salud son blanco continuo de ataques que no dejan de aumentar desde hace 4 años.

euronews:
Hay muy poca información sobre lo que está sucediendo en Siria. ¿Hay zonas donde los civiles están relativamente a salvo, donde los niños pueden llevan una vida normal?

Laurent Chapuis:
En Siria hay lugares donde las escuelas y los centros de salud siguen funcionando. Dicho esto, a pesar de que podemos pensar que la situación es normal en estas zonas, hay que saber que incluso en Damasco, hay poblaciones en estado de sitio. Recientemente se ha hablado del gran campamento palestino en Damasco, el campamento de Yarmouk, cuyo control se disputan las fuerzas gubernamentales y las fuerzas de la oposición. Allí hay 20 000 palestinos tratando de sobrevivir y donde la asistencia humanitaria, ya sean medicinas o alimentos, llega con cuentagotas.

euronews
También hay niños que huyen, y huyen solos…

Laurent Chapuis:
Efectivamente. De hecho, en la actualidad hay dos millones de niños sirios que viven en los países vecinos, 2 millones de niños refugiados, de los que 8.000 han cruzado la frontera sin sus padres, sin compañía, y que cuentan con la ayuda de UNICEF y sus socios.

Dicho esto, son programas extremadamente complejos que requieren una gran cantidad de recursos, y si UNICEF quiere seguir llevando a cabo sus operaciones en 2015, necesitará 900 millones de dólares para cubrir las necesidades de los niños sirios en Siria, de los niños sirios en los países vecinos, y además de los niños en las comunidades de acogida, ya sean libaneses, jordanos, turcos o iraquíes.

Por desgracia, hasta ahora UNICEF sólo ha conseguido movilizar 100 millones de dólares, y el tiempo apremia, ya estamos en marzo.