Última hora

Última hora

Dilma Rousseff atrapada entre el descontento social y la corrupción

La presidenta brasileña vio el domingo como 1,7 millones de ciudadanos salían a las calles para pedir su dimisión. El entramado de corrupción forjado

Leyendo ahora:

Dilma Rousseff atrapada entre el descontento social y la corrupción

Tamaño de texto Aa Aa

La presidenta brasileña vio el domingo como 1,7 millones de ciudadanos salían a las calles para pedir su dimisión. El entramado de corrupción forjado en torno a Petrobras y las medidas de austeridad anunciadas, en contra del programa que posibilitó su reelección hace cinco meses, han dejado a Dilma con un escaso margen de maniobra.

Punto de vista

Son una parte muy significativa de la sociedad. Serán cada vez más si la presidenta no escucha de verdad a este movimiento y si no adopta medidas concretas para reinventar el gobierno

De momento promete diálogo y humildad.

“Todos nosotros aquí estamos completamente de acuerdo en atender esta demanda de la ciudadanía y estamos decididos a tomar medidas e intensificar la lucha contra la corrupción”, dijo Rousseff.

Petrobras y la corrupción generalizada han hecho temblar los cimientos del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) cuyo tesorero Joao Vaccari, ha sido imputado formalmente por la Fiscalía brasileña por “blanqueo de dinero”, entre otros delitos.

“Los que se manifestaron (contra el gobierno y contra la presidenta Rousseff) son una parte muy significativa de la sociedad. Serán cada vez más si la presidenta no escucha de verdad a este movimiento y si no adopta medidas concretas para reinventar el gobierno”, señala el analista político Paulo Baia.

Reinventarse a sí misma no será una tarea fácil para Dilma Roussef. Tras un año de investigaciones del caso Petrobras, la fiscalía ha abierto 20 procedimientos contra más de un centenar de personas.