Última hora

Última hora

Israel: Netanyahu hacia un histórico cuarto mandato

Para los votantes del Likud, la alegría anoche fue doble por lo inesperada. Benjamín Netanyahu, que parecía resignado a ceder las riendas del

Leyendo ahora:

Israel: Netanyahu hacia un histórico cuarto mandato

Tamaño de texto Aa Aa

Para los votantes del Likud, la alegría anoche fue doble por lo inesperada. Benjamín Netanyahu, que parecía resignado a ceder las riendas del Gobierno israelí a la Unión Sionista, creó la sorpresa con su reelección en las legislativas.

Punto de vista

Netanyahu nunca permitirá un Estado palestino. Eso significa que cierra todas las opciones para las negociaciones de paz.

Será su cuarto mandato, el tercero consecutivo, una longevidad inédita en la historia de Israel. La continuidad ha ganado la partida, pero no sin dolor. Las relaciones del primer ministro con el campo palestino, pero también con el internacional se han deteriorado considerablemente.

Contra todo pronóstico, su campaña basada exclusivamente en la seguridad nacional ha dado resultado. La gran pregunta ahora es en qué condiciones va a gobernar, según Amotz Asael, analista político:

“Este Gobierno va a tener muchos miembros y cada uno tirará en una dirección diferente. Gestionarlo va a ser mucho más difícil para Netanyahu de lo que sugieren las celebraciones.”

Netanyahu podría formar Gobierno con los judíos ortodoxos y partidos de centro que ya han asegurado su apoyo. Otra posibilidad es que intente marginar a algunos de sus aliados tradicionales y se asocie con su principal rival, la Unión Sionista, para formar un Gobierno de unidad nacional. Por ahora, todas las opciones siguen abiertas.

En el campo palestino, la desilusión es patente. La única esperanza ahora es que las alianzas para formar Gobierno no se hagan con los partidos de extrema derecha.

Abdulá Abdulá. Funcionario de la Autoridad Palestina:
“La vieja política continuará. El primer ministro, Benjamín Netanyahu, fue muy claro en los últimos días de la campaña: dijo que nunca permitirá un Estado palestino, que no se retirará ni un centímetro de los territorios palestinos ocupados, y que Jerusalén permanecerá unida como la capital de Israel. Eso significa que cierra todas las opciones para las negociaciones de paz.”.

La cuestión palestina no es la única en la que se esperan resultados del próximo Gobierno. La situación económica, esquivada por Netanyahu durante la campaña, es una de las principales preocupaciones de los israelíes.

Para profundizar en los resultados electorales en Israel tenemos con nosotros desde Jerusalén a Uri Dromi, fundador y director del Club de la Prensa de Jerusalén y exportavoz de los Gobiernos de Shimon Peres e Isaac Rabin en la década de los 90. ¿Le ha sorprendido la victoria de Benjamin Netanyahu y del Likud?

Uri Dromi. Director del club de la prensa de Jerusalén:
Pues la verdad es que sí. Todas las encuestas vaticinaban una victoria ajustada de los laboristas. Empecé a sorprenderme cuando hablaban de empate, pero pensaba que iban a formar coaliciones. Ya por la mañana, como la mayoría de los israelíes y mucha gente de fuera, fue la sorpresa total.”

euronews:
Benjamín Netanyahu ha centrado su campaña en la seguridad, en las amenazas contra Israel, ¿al final, es ese mensaje el que ha calado en el electorado?

Uri Dromi:
Creo que Netanyahu se ha mostrado brillante a la hora de conseguir apoyos: por un lado se le percibe como el más capacitado para gestionar los retos de la seguridad, y al mismo tiempo, al incluir a Kahlon, al ofrecerle un ministerio de alto rango en su futuro gabinete, dice a los israelíes que no es indiferente a sus problemas.

euronews:
Teniendo eso en cuenta, ¿qué tipo de Gobierno espera que forme en las próximas semanas?

Uri Dromi:
Creo que tendremos un Gobierno de centroderecha, más inclinado hacia la derecha, un Ejecutivo de halcones pero con tintes socialistas en lo social y en lo económico.

euronews
Netanyahu ha dicho “No” a un Estado palestino y “Sí” a nuevos asentamientos en los territorios ocupados. ¿Qué efecto tendrán esas medidas en su opinión?

Uri Dromi:
En primer lugar, para los palestinos es una señal de que no hay interlocutor israelí, que es por cierto la misma sensación que tienen los israelíes, que no tienen interlocutor palestino.
Se mire como se mire, es una prolongación de la situación de estancamiento, de callejón sin salida, y eso es peligroso. Lo que sucede en Oriente Próximo y especialmente en nuestra región, y más concretamente en nuestras relaciones con los palestinos, es que si no se avanza, siempre sucede algo, ya sea otra intifada, o más presión a través de la ONU, o incluso el colapso de la Autoridad Palestina.
Y Abu Mazen, o quien le suceda, puede decir: “ya basta. Quieren un solo Estado, pues muy bien, pero que sea un Estado en el haya digamos un 40% o un 45% de árabes” y ese sería el final de Israel como Estado judío y democrático. Estamos en un escenario que no admite el inmovilismo, y por lo tanto me resulta difícil imaginar que Netanyahu no vaya a hacer nada.

euronews
Urin Dromi, gracias por contestar a nuestras preguntas.