Última hora

Última hora

El nuevo "ataúd" de Chernóbil está casi a punto

La construcción de la estructura de confinamiento para el reactor número 4 de la central ucraniana de Chernóbil está lista. El objetivo es cubrir

Leyendo ahora:

El nuevo "ataúd" de Chernóbil está casi a punto

Tamaño de texto Aa Aa

La construcción de la estructura de confinamiento para el reactor número 4 de la central ucraniana de Chernóbil está lista.

Punto de vista

No será seguro vivir en esta zona hasta que transcurran al menos unos 300 años, diez veces el periodo de semidesintegración de los residuos de alta y media actividad

El objetivo es cubrir totalmente el sarcófago que alberga el reactor siniestrado. Formada por dos grandes módulos será plenamente operativa dentro de dos años.

165 metros de longitud, 110 metros de altura, con un coste de más de 2.150 millones de euros, aportados por varios donantes, como el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo.

“El área de exclusión no quedará libre de residuos nucleares porque la intención es utilizar esta zona para instalar el almacén de residuos, así que habrá un centro permanente de tratamiento de estos residuos”, explica el director del departamento de Seguridad Nuclear del Banco Europeo de Desarrollo (EBRD), Vince Novak.

El objetivo de la instalación de la nueva estructura es eliminar de por vida toda emisión radioactiva procedente del antiguo sarcófago.

“El arcón protege el sarcófago que continene una gran cantidad de residuos nucleares y tóxicos. No será seguro vivir en esta zona hasta que transcurran al menos unos 300 años, diez veces el periodo de semidesintegración de los residuos de alta y media actividad”, señala el ingeniero del emplazamiento,Volodymyr Verbytskyi.

Han pasado casi tres décadas desde el mayor accidente registrado por una central nuclear en Europa. La radioactividad dentro del perímetro de los 30 kilómetros de exclusión sigue en niveles superiores a los autorizados.

Sergio Cantone, euronews:
La construcción de la estructura de confinamiento avanza dentro del calendario previsto. El gran problema es cómo mover los elementos radioactivos del reactor número 4. Por ahora, cualquier solución parece lejana.