Última hora

Última hora

Cierre de fábricas y exportaciones automovilísticas occidentales a Rusia

Leyendo ahora:

Cierre de fábricas y exportaciones automovilísticas occidentales a Rusia

Tamaño de texto Aa Aa

Los fabricantes de automóviles desiertan del mercado ruso, tras las sanciones occidentales y el derrumbe del rublo. General Motors anunció el miércoles el cierre de su factoría en San Petersburgo y una menor distribución de su marca Opel. El grupo estadounidense, así como otros firmas occidentales, se ven penalizados por la caída de la moneda rusa que encarece las importaciones y la recesión en el país que disminuye los compradores.

Por ejemplo, el surcoreano Ssangyong ha dejado de exportar desde enero pasado a Rusia por falta de clientes. En su caso no posee fábricas en el país. El año pasado, sus exportaciones se hundieron un 41 por ciento en el que representa su mayor mercado exterior.

Y General Motors no es el único que levanta el pie en Rusia. El japonés Nissan decidió suspender la semana pasada su producción en San Petersburgo dieciséis días al mes.

Por su parte, el surcoreano Kia y la filial de General Motors en el mismo país han seguido idénticos pasos que Ssangyong y han reducido sus exportaciones a Rusia.

De momento, la reacción de las autoridades rusas es flemática. Un portavoz del Kremlin manifestó que lamentaba la retirada de General Motors advirtiendo a la empresa de que podría perder su actual cuota de mercado una vez la economía del país vuelva a recuperarse. Algo que es incierto cuando se producirá ya que, para este año, el Banco de Rusia prevé un retroceso en el crecimiento del cuatro por ciento.