Última hora

Última hora

Mar Negro: del turismo de vacaciones a las tensiones entre Occidente y Rusia

Un año después de la anexión de Crimea a Rusia, buques de guerra de la OTAN llegan a Constanza, en Rumanía, para hacer ejercios militares muy cerca

Leyendo ahora:

Mar Negro: del turismo de vacaciones a las tensiones entre Occidente y Rusia

Tamaño de texto Aa Aa

Un año después de la anexión de Crimea a Rusia, buques de guerra de la OTAN llegan a Constanza, en Rumanía, para hacer ejercios militares muy cerca de Crimea, un terrorio que ahora cuenta con una fuerte presencia militar.

Profesores e historiadores están preocupados por las consecuencias que puede tener esta anexión en su país. Hemos hablado con el profesor Eden Mamut: “Era una región de vacaciones, una región con sitios muy agradables. Pero se ha convertido en una región de confrontación, de divisiones, de diferentes debates sobre asuntos históricos”.

Rusia dijo que Crimea volvía a casa. El historiador, Valentin Ciorbea, de Constanza, nos ha contado que en el último siglo la península ha formado parte del Imperio ruso, la Unión Soviética y Ucrania: “Rusia ocupó Crimea en 1780 y se estableció allí con el tiempo. Me resulta muy difícil creer que Crimea estará en un futuro cercano o lejano desligada de Rusia”.

Preguntamos a los residentes de Constanza si están preocupados por la situación de Crimea: “No, no estoy preocupada, estoy segura aquí, no tengo ninguna razón para preocuparme”, dice esta mujer. “Rediseñar las fronteras en el siglo XXI es muy malo”, asegura este hombre.

El eurodiputado rumano Ioan Mircea Pascu, del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, ha elaborado un informe sobre la militarización de la cuenca del mar Negro después de la anexión de Crimea: “Crimea prácticamente se ha convertido, podríamos decir, en el Kaliningrado del sur. Es una platadorma desde la que se puede lanzar operaciones ofensivas no solamente a nivel regional sino también en el corazón de Europa”.

El plazo de estancia en el mar Negro de los buques de guerra de los países ajenos a la región no superará los 21 días. Los estadounidenses, canadienses, italianos y alemanas deberán retirarse antes de que acabe el mes de marzo.