Última hora

Última hora

La misión Rosetta nos lleva a reescribir los libros de ciencia

Leyendo ahora:

La misión Rosetta nos lleva a reescribir los libros de ciencia

Tamaño de texto Aa Aa

Hola y bienvenidos a Space. Hoy hablamos del célebre cometa 67P Churyumov-Gerasimenko que sobrevuela la sonda Rosetta y sobre el que aterrizó el

Hola y bienvenidos a Space. Hoy hablamos del célebre cometa 67P Churyumov-Gerasimenko que sobrevuela la sonda Rosetta y sobre el que aterrizó el módulo Philae. ¿Qué podemos aprender con esta emocionante misión? ¿Cuáles son los primeros resultados de la misión Rosetta.”

La misión de exploración de este cometa está llena de sorpresas; desde la curiosa forma del 67P Churyumov, pasando por los sucesivos rebotes de la sonda Philae… Y mucho más, porque Philae podría regresar cargado de información.

“Ahora estamos en el proceso inicial de escucha de la sonda, nos explica Matt Taylor astrofísico de la ESA. Vamos a ver si le llega luz a los paneles solares y si Philae sale de su letargo. Entonces podrá enviar información sobre las condiciones de iluminación y sabremos si hay luz suficiente para encenderla.”

En Berna, Suiza, los científicos tratan de averiguar cuál es el origen del agua en la Tierra. Descartan que venga de los cometas, al ver que la composición del agua del 67P es muy diferente de la nuestra. Y elucubran ahora la posibilidad de que el agua de los océanos llegara por los asteroides.

Las mediciones han sido realizadas por Rosina, uno de los instrumentos que lleva Rosetta. Se trata de un espectrómetro de masas que permite analizar la composición del coma del cometa.

Los datos de otros cometas de la familia de Júpiter hacían pensar que el agua sería similar a la de la Tierra, y esto ha creado un enorme asombro en la comunidad científica que dará un vuelco a más de una teoría establecida.

Una de las cosas que sorprenden de este cometa es la variación extrema de su temperatura, señala Nicolas Thomas, Profesor de Física Experimental de la Universidad de Berna: “El cometa está sometido a un estrés térmico enorme. Durante el día, la temperatura puede alcanzar los 50° Celsius y bajar por la noche por debajo de los 200 grados.”

El equipo de Rosetta vive momentos emocionantes. Cada día, la sonda envía imágenes y muestras de polvo y gas.

Y están pendientes de las posibles señales Philae. La reactivación del pequeño robot sería un gran avance, sobre todo si pudieran retomar las labores de perforación para saber más sobre el bloque de hielo originario cargado de moléculas orgánicas.

Ahora estamos haciendo Ciencia con mayúscula, concluye Matt Taylor, y de alguna manera, es ahora o nunca.