Última hora

Última hora

Rugby 7, críquet y sambo en Sports United

¡Bienvenidos a Sports United! Como siempre, tenemos un buen menú cargado de acción: -Repasaremos lo que dio de sí la final del Mundial de críquet

Leyendo ahora:

Rugby 7, críquet y sambo en Sports United

Tamaño de texto Aa Aa

¡Bienvenidos a Sports United! Como siempre, tenemos un buen menú cargado de acción:

-Repasaremos lo que dio de sí la final del Mundial de críquet.

-Hablaremos del Sambo, un arte marcial que causa furor en Rusia.

-Y examinaremos a fondo una de las partes más importantes de un arco de competición.

Después de 49 partidos, seis semanas de duras batallas entre 14 selecciones y tras unos cuantos récords batidos, el pasado domingo concluía el Mundial de críquet.

Los coanfitriones, Australia y Nueva Zelanda, brillaron ante su público para alcanzar ambos la final, pero un partido que prometía mucho terminó por convertirse en un asunto bastante unilateral.

A pesar de ser la única selección invicta del campeonato, y a pesar de ser la primera en batear, Nueva Zelanda no fue rival para Australia en la gran final. Nada más empezar perdían a su capitán Brendon McCullum y después Martin Guptill decía adiós con solo 15 carreras en su haber. A partir de ahí Australia sería la protagonista absoluta en el Melbourne cricket ground.

Grand Elliot, con 83 carreras, fue sin duda lo más destacado de Nueva Zelanda, pero no sería suficiente ya que hasta cinco bateadores caerían eliminados con cero carreras.

Por parte de Australia, mención especial para Steven Smith y el capitán Michael Clarke. Juntos consiguieron un total de 112 carreras.

La final fue precisamente el último partido de Clarke como internacional, que al retirarse se llevaba una inolvidable ovación de los 93.000 espectadores que abarrotaban el estadio.

Australia se adjudicaba el partido por tres carreras y sumaba así su quinto título mundial, el cuarto que consigue en las últimas cinco ediciones. Todo un logro teniendo en cuenta que ninguna otra selección ha conseguido más de dos mundiales. Esta edición deja también para el recuerdo la decepcionate actuación de Inglaterra que, por primera vez, no consiguió colarse entre las ocho mejores selecciones del torneo.

El pasado fin de semana, en Al Ain, Emiratos Árabes Unidos, pudieron verse y escucharse un sinfín de disparos. Allí tuvo lugar la segunda parada de la Copa del Mundo de tiro al plato. Tras el foso olímpico y el doble trap, el evento concluyó con la disciplina de Skeet.

En esta modalidad triunfó sin duda Italia, con tres de sus tiradoras femeninas en el podio.

Diana Bacosi, de 31 años y número nueve del mundo, se deshacía en la final de la campeona olímpica en 2008, Chiara Cainero. Bacosi acertaba en 13 disparos por 10 de su compatriota. Ambas consiguieron además su plaza para los Juegos Olímpicos de Río.

En categoría masculina, victoria para el campeón del mundo de 2014, Anthony Terras. Tras una semifinal perfecta, el francés batía en la final al danés Hasper Hansen, que acertaba en 13 disparos por los 15 de Terras. El chipriota Andreas Chasikos ocupaba el tercer cajón del podio y conseguía junto a Hansen un billete para los Juegos de 2016.

Hablamos ahora de rugby, porque con cuatro plazas clasificatorias para los Juegos Olímpicos, las series mundiales de rugby a 7 han cobrado importancia esta temporada.

Las mejores selecciones de este deporte han peleado en Hong Kong por el sexto de los nueve torneos de los que consta este circuito que poco a poco va llegando a su clímax.

Pues bien, segundo torneo consecutivo para Fiyi, de nuevo tras vencer en la final a Nueva Zelanda, esta vez por 33 a 19 en el Hong Kong Stadium.

La figura de Savenaca Rawaca, autor de dos ensayos, acabó siendo definitiva para lograr una cómoda victoria.

Se trata de la tercera que consiguen los hombres de Ben Ryan en estas series mundiales. Con ella adelantan a Nueva Zelanda en la clasificación general para colocarse segundos, a tan sólo dos puntos de Sudáfrica.

Todo ello a falta de tres eventos, el primero de ellos en Tokio este fin de semana. Escocia e Inglaterra, en mayo, acabaran decidiendo quién gana las series y quiénes viajan a Brasil.

En Sports United no hay nada que nos guste más que descubrir deportes que apenas son conocidos fuera de sus países de origen. Esta semana en nuestra sección Spotlight nos adentramos en el mundo del Sambo.

Es un arte marcial moderno. Un deporte de combate y un sistema de defensa propia, desarrollado en la antigua unión soviética para ayudar a los militares a mejorar sus habilidades en los enfrentamientos cara a cara con el enemigo.

El Sambo tiene sus raíces en el yudo y en los diferentes estilos de lucha libre existentes a lo largo de toda Europa del Este.

La traducción de la palabra probablemente sea la mejor manera de hablar del sambo. En ruso significa “defensa propia sin armas”.

Existen dos tipos de modalidad de competición para este deporte: por un lado el Sambo deportivo, similar a la lucha libre olímpica o al yudo, y por otro lado el Sambo de combate, una disciplina brutal en la que están permitidos puñetazos, rodillazos, codazos, patadas y cabezazos.

Un combate de sambo deportivo suele durar cinco minutos. Los puntos los otorgan los jueces a partir de los derribos o estrangulamientos.

La penúltima prueba de la Copa del Mundo de sambo acaba de finalizar en Moscú. Rusia, con 14 medallas de oro, ha demostrado una vez más ser la auténtica potencia de un deporte que ama más que ningún otro país.

Del sambo al tiro con arco, un deporte que contempla un sinfín de modalidades, si bien todas ellas tienen en común algunos elementos como las flechas, la diana y una mirilla con la que apuntar.

La clave, ya lo sabemos, es dar en el blanco por lo que el visor se ha convertido en una pieza crucial con la que conseguir esa precisión digna de Robin Hood.

Un arco recurvo de competición consiste básicamente en una pala superior y una pala inferior unidas por la empuñadura.

El visor también está unido a la parte central del arco, y posee una regleta con una abertura al final o punto de mira. Las mirillas pueden ser de diferentes tamaños o formas. Algunas poseen un pequeño punto en su centro, otras vienen con alfileres, círculos o incluso con fibra óptica.

La mirilla nos guiará directamente al centro de la diana. Evidentemente, podremos ajustarla en nuestro visor hacia arriba o hacia abajo, hacia la izquierda o hacia la derecha, en función de factores ciertamente importantes como la distancia o el viento, pero siempre deberá permanecer en el centro de esa diana a la que queremos dar.

Hemos llegado al final del programa. Les dejamos con unas imágenes que llegan desde el Abu Dhabi Desert Challenge, donde el peligro, como verán, está a la vuelta de cada esquina.

De parte de todo el equipo de Sports United, gracias por estar ahí. ¡Nos vemos la próxima semana!