Última hora

Última hora

Japón encabeza la innovación tecnológica en el mundo

La tecnología punta en Japón no está dedicada exclusivamente al ocio. La marina japonesa cuenta con el ShinMaywa, el único avión capaz de amerizar y

Leyendo ahora:

Japón encabeza la innovación tecnológica en el mundo

Tamaño de texto Aa Aa

La tecnología punta en Japón no está dedicada exclusivamente al ocio.

La marina japonesa cuenta con el ShinMaywa, el único avión capaz de amerizar y despegar en distancias extremadamente cortas. Necesita sólo entre 280 y 330 metros para hacerlo. Este avión puede incluso posarse en el mar con olas de 3 metros, lo equivalente a altura de un camión.

El ShinMaywa posee una autonomía récord de 4700 km. Además, es capaz de volar a velocidades extremadamente bajas para un avión, alrededor de los 100 km/h, sin perder estabilidad. Su secreto: un quinto motor en la parte superior del ala.

“Se trata de una turbina que genera aire caliente que se inyecta en las alas y en la cola creando un vacío – es lo que se llama control de capa límite- que eleva el avión con fuerza”

Actualmente se estudia el desarrollo de un ShinMaywa dedicado a la lucha contra incendios. El aparato podría transportar hasta 15 toneladas de agua, tres veces más que los Canadair. Una posibilidad que interesa a los europeos y que podría producirse, bajo licencia, en Francia y Alemania, en los próximos años.

Este avión y su tecnología punta constituye la prueba perfecta de que la innovación en Japón no se dedica exclusivamente al ocio.

Desde su aparición hace más de 40 años, y según las cifras oficiales del ministerio japonés de Defensa, este avión ha contribuido a salvar más de 1000 vidas en el territorio marítimo del archipiélago japonés.

Otra joya de la alta tecnología japonesa es HAL, el primer robot cibernético en el mundo. Este exoesqueleto permite tratar a los pacientes que sufren discapacidades ya sea por accidentes vasculares cerebrales o por una lesión de la médula espinal.

“Cuando el cerebro da la orden de hacer un movimiento, ésta llega a las extremidades. y lo que hacemos es que instalamos detectores en la piel capaces de descifrar estas señales. De hecho, este robot funciona atendiendo a la voluntad humana.

“Recibimos a un paciente con poliomielitis. En otros hospitales no habían podido hacer nada por él. Desde que le instalamos el robot consiguió levantarse y caminar. Este hecho me conmovió tanto que creo firmemente en su potencial”.

En la actualidad este robot se utiliza en 170 hospitales japoneses y en unas sesenta instituciones de Alemania y Suecia. Su creador espera incorporarse en breve al mercado estadounidense.

En el futuro el objetivo es ampliar su ámbito de aplicación y utilizarlo para mover cargas pesadas en las empresas, ayudar a los ancianos en el hogar, o encontrarle nuevas aplicaciones médicas.

“Con un poco de voluntad y la ayuda de esta tecnología, conectando todo esto a un ordenador, podríamos tratar a los pacientes que sufren enfermedades graves como la esclerosis lateral amiotrófica, conocida como ELA. Pacientes completamente paralizados podrían escribir en un ordenador utilizando sólo su voluntad, y por lo tanto ser capaces de comunicarse de nuevo”.

Resulta evidente que la alta tecnología japonesa se desarrolla aportando soluciones prácticas y de gran utilidad para el archipiélago nipón pero también para el mundo.