Última hora

Última hora

Empresas y trabajadores contratistas, víctimas colaterales en Grecia por la falta de dinero del Estado

Leyendo ahora:

Empresas y trabajadores contratistas, víctimas colaterales en Grecia por la falta de dinero del Estado

Tamaño de texto Aa Aa

El problema de Grecia para pagar a sus prestamistas internacionales se traslada ahora a las empresas que trabajan para el Estado y se arriesgan a cobrar con gran retraso. De hecho, ya es el caso de cinco mil compañías de construcción, que han realizado obras públicas, y ya llevan tres meses sin ingresar el dinero acordado. Por prioridad, pasan por delante los 460 millones del Fondo Monetario Internacional que deben abonarse este mismo jueves.

“Hace tiempo que estamos preparados, el dinero para el FMI está guardado y también el que tenemos que pagar por intereses”, asegura a Euronews el ministro de la oficina de pagos del Estado, Dimitris Mardas. “Y no tenemos el más mínimo problema para pagar los salarios y las pensiones, así como los beneficios sociales”.

“El gobierno dice a los prestamistas que no tienen por que inquietarse”, explica la periodista de economía de Euronews en Atenas, Symela Touchtidou. “Pero miles de empleados viven en agonía, ya que sus salarios dependen de pagos procedentes del Estado”.

De hecho, la consecuencia inmediata es que la prima de Semana Santa que se paga tradicionalmente a los trabajadorse el 8 de abril y supone la mitad de un salario mensual no llegue a los 150.000 empleados de las empresas de construcción que trabajan para el Estado.

“Hay un riesgo alto de que no estemos en condiciones de pagar la prima de Pascua a nuestros empleados”, advierte el secretario general de la Asociación Griega de Compañías Contratistas (SATE), Dimitris Constantinidis. “Este es un periodo en el que se acumulan las obligaciones. Hay que pagar el IVA, las tasas, la Seguridad Social”.

Antes que cumplir con las empresas de obras públicas, la semana que viene el Gobierno tiene que devolver también setenta millones en intereses y pagar quinientos millones en salarios y pensiones. Todo ello mientras espera que el Eurogrupo dé finalmente la luz verde para abonar el último tramo de ayuda bloqueado desde agosto pasado.