Última hora

Última hora

Kenia empieza a enterrar a las víctimas de la masacre en la Universidad de Garissa

Kenia ha empezado a enterrar a las víctimas de la masacre en la Universidad de Garissa, el segundo peor atentado de su historia. Una semana después

Leyendo ahora:

Kenia empieza a enterrar a las víctimas de la masacre en la Universidad de Garissa

Tamaño de texto Aa Aa

Kenia ha empezado a enterrar a las víctimas de la masacre en la Universidad de Garissa, el segundo peor atentado de su historia.

Una semana después de la matanza, algunos padres esperan todavía noticias sobre la suerte de sus hijos. Algunos cadáveres no han podido ser identificados formalmente.

Los familiares y amigos de las víctimas, y la sociedad en general, creen que el ataque podría haberse evitado.

“Maldigo todo. Maldigo al Gobierno, maldigo la falta de previsión. Ha sido un año en el que se ha hablado de seguridad, seguridad, seguridad. Hubo alertas de que nuestras universidades públicas estaban amenazadas”, ha declarado Evelyn Wambui, amiga de Nyokabi Githakwa, una de las fallecidas.

“Debemos estar alerta, porque estos tipos están entre nosotros. La seguridad debe empezar con nosotros”, ha dicho otro amigo de la víctima.

La milicia yihadista somalí Al Shabab mató, el pasado 2 de abril, a 148 personas en la Universidad de Garissa: 142 estudiantes y seis miembros de las fuerzas de seguridad.

Una semana antes, el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, decía ante el Parlamento que la seguridad había “mejorado notablemente en el último año”.

Este jueves el Gobierno reconocía errores en la gestión de la crisis.

Al igual que en el dramático asedio al centro comercial Westgate de Nairobi, en el que murieron 67 personas, el Ejecutivo keniata disponía de informes de los servicios de Inteligencia, que alertaban de atentados inminentes.

En Garissa, la lenta respuesta de la policía, que tardó doce horas en llegar al campus, agravó la tragedia.