Última hora

Última hora

La réplica de la Cueva de Chauvet abre sus puertas en el sur de Francia

Leyendo ahora:

La réplica de la Cueva de Chauvet abre sus puertas en el sur de Francia

Tamaño de texto Aa Aa

Una réplica casi perfecta de la famosa cueva francesa de Chauvet, en la que se encuentran las pinturas rupestres más antiguas del mundo, abre sus

Una réplica casi perfecta de la famosa cueva francesa de Chauvet, en la que se encuentran las pinturas rupestres más antiguas del mundo, abre sus puertas este mes.

El proyecto, de un coste de 55 millones de euros, recrea la topografía, la temperatura y los tesoros artísticos de la cueva original.

La llamada Gruta de Chauvet-Pont D’Arc se encuentra en el sur de Francia, en el departamento de Ardèche.

“Hemos estado trabajando con escultores, con pintores y otros expertos que han reconstituido esta réplica de la Cueva de Chauvet. Este lugar estará ahora abierto a la humanidad, para que todo el mundo pueda visitarlo. Nadie se dará cuenta de que es una réplica porque este lugar es mágico”, asegura Pascal Terrasse, presidente de la Cueva de Pont D’Arc.

Descubierta en 1994 durante una expedición de espeleólogos aficionados, la cueva original nunca ha estado abierta al público.

La Cueva de Pont D’Arc es la obra más extensa y mejor preservada del periodo Auriñaciense. Tiene unos 37.000 años.

Se estima que hace 23.000 años una enorme piedra cayó y bloqueó la entrada. Solo fue redescubierta en la década de los 90.

El año pasado la UNESCO la incluyó en su Lista del Patrimonio de la Humanidad.

En las paredes de la cueva están representados 424 animales de 14 especies diferentes.

“Estos caballos que son muy conocidos, son mostrados siempre de frente. Pero si nos movemos solo un poco podemos ver como se mueven. Se trata de pintura en tres dimensiones”, explica Marie Bardisa, conservadora de la cueva.

La calidad de las técnicas artísticas empleadas en la Cueva de Chauvet sigue asombrando a los expertos.

Los diseñadores de la réplica han trabajado en estrecha colaboración con un equipo científico. Su desafío era reconstituir los 8,500 m2 de la gruta original en apenas 3,500 m2 manteniendo la percepción de los volúmenes originales.

“Las paredes han sido reconstituidas perfectamente. Las pinturas son muy precisas, puedes llegar a emocionarte. Creo que el público se quedará impresionado. Creo que los visitantes se llevarán una sorpresa”, asegura el profesor Jean Clottes, experto en arte rupestre.

Los responsables del proyecto esperan que la réplica de la Cueva de Chauvet reciba la visita de hasta 400,000 personas cada año.