Última hora

Última hora

'Comida patriota' en Rusia ante la guerra comercial con los países occidentales

Leyendo ahora:

'Comida patriota' en Rusia ante la guerra comercial con los países occidentales

Tamaño de texto Aa Aa

Rusia se apunta a la moda de los productos locales, para hacer frente a la guerra comercial con los países occidentales. La tendencia se ha bautizado ya como ‘comida patriota’, ante el embargo decretado por las propias autoridades de Moscú a los alimentos occidentales como respuesta a las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea por el conflicto en el este de Ucrania.

De repente, los mercados biológicos que eran un sector bastante marginal entre los rusos se han convertido en un destino apreciado dada la falta de muchas más alternativas. Productores y distribuidores se alegran de este cambio de costumbres.

“A la gente no le importa pagar más, de momento”, se felicita el granjero Dmitrij Klimov. “Nosotros disponemos de una pequeña tienda. Esto es una pechuga ahumada de pavo”.

Las iniciativas también se proyectan al más alto nivel porque dos conocidos directores de cine, Nikita Mijalkov y Andrei Konchalovsky, han anunciado la creación de una cadena de comida rápida alternativa al McDonald’s estadounidense llamada ‘Yedim Doma!’, come en casa en ruso. Por ello, le han pedido al presidente Vladímir Putin 17,5 millones de euros.

“Antes disponíamos de todo porque lo hacíamos todo nosotros”, recuerda la granjera Larisa Sikhanova que produce leche de cabra. “Pero esto se acabó y nos inundaron con productos extranjeros. Ya no nos necesitaban. La agricultura se convirtió en rebundante y ya no quedaban vacas. Las sacrificaron todas. Las granjas de vaciaron. Pero, ahora, han resucitado”.

A la espera de que se organice una verdadera red de distribución de productos locales, el otro gran enemigo de la pobación rusa es la inflación. La escasez de frutas, verduras y carne occidental ha disparado la inflación al dieciséis por ciento. Y, en el caso de la alimentación, puede llegar al treinta.