Última hora

Última hora

Dilma Rousseff, atrapada por la corrupción y la crisis económica

Centenares de miles de brasileños han vuelto a demostrar este domingo su descontento con su presidenta Dilma Rousseff. Unos 575 000 se manifestaron

Leyendo ahora:

Dilma Rousseff, atrapada por la corrupción y la crisis económica

Tamaño de texto Aa Aa

Centenares de miles de brasileños han vuelto a demostrar este domingo su descontento con su presidenta Dilma Rousseff. Unos 575 000 se manifestaron en más de 150 localidades del país.

Muchos menos que los dos millones que lo hicieron el pasado quince de marzo, aunque las encuestas indican que el rechazo continúa aumentando.

Más del sesenta por ciento de los brasileños está de acuerdo con que el congreso ponga en marcha el proceso para destituirla, aunque la mayoría de ellos no cree que al final abandone el poder.

Una situación inaudita. Rousseff acaba de cumplir los cien primeros días de su segundo mandato tras haber sido elegida por la mínima el pasado octubre.

Entre febrero y marzo su popularidad se desplomó de un precario 23 a un trece por ciento.

El megaescándalo de corrupción de Petrobras llegó para quedarse.

Aunque Rousseff presidió la empresa petrolera pública entre 2003 y 2010, niega haber estado al tanto de las tramas de sobornos de miles de millones de dólares creadas entonces. Más de la mitad de los encuestados cree que sí lo sabía y no hizo nada por evitarlo.
Unos cincuenta políticos de su formación, el Partido de los Trabajadores, están siendo investigados.

Las medidas anticorrupción firmadas por la presidenta no han calmado los ánimos. Sobre todo teniendo en cuenta el empeoramiento de la situación económica, que la han obligado a recortar el gasto público y a subir los impuestos.

“2015 necesitará una gran limpieza”, anuncia el economista Gilberto Braga. “Se realizarán muchos ajustes económicos para arreglar el gran daño que Rousseff acabó haciendo para poder ser reelegida. Abrió la economía para que participaran jlos ciudadanos como si tuvieran un cheque especial. Ahora ha llegado el momento de que lo paguen”.

En 2014 el PIB se estancó en el 0,1%. Según el FMI se contraerá
un 1% este año. La inflación interanual es del 8,13 por ciento, la más alta desde 1990.

Políticamente Rousseff es prisionera de su aliado de centroderecha, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño, que ha votado a favor de un proyecto de ley aprobado por el Parlamento que autoriza a cualquier empresa, pública o privada, a subcontratar toda su actividad.

Rousseff y su formación se oponen, pues temen el aumento de los despidos y de la precariedad laboral. Los sindicatos, también en contra, han convocado una huelga nacional para el próximo miércoles.