Última hora

Última hora

Estados Unidos sigue llorando a Lincoln 150 años después de su asesinato

Leyendo ahora:

Estados Unidos sigue llorando a Lincoln 150 años después de su asesinato

Tamaño de texto Aa Aa

Pocos presidentes suscitan en Estados Unidos tanta fascinación como Abraham Lincoln cuyo asesinato en el Teatro Ford de Washington, hace ahora 150

Pocos presidentes suscitan en Estados Unidos tanta fascinación como Abraham Lincoln cuyo asesinato en el Teatro Ford de Washington, hace ahora 150 años, provocó una enorme conmoción.

El fatídico día del asesinato, el 14 de abril, ha sido reconstituido por decenas de personas a las puertas del mítico teatro situado en el centro de la capital.

Ese 14 de abril de 1865 el presidente y su mujer Mary asistieron en el Teatro Ford a la representación de la comedia “Nuestro primo americano”. En el tercer acto, el famoso actor John Wilkes Booth, simpatizante de la secesionista Confederación de Estados del sur, irrumpió en el palco y disparó a Lincoln en la cabeza.

La reacción en las calles no se hizo esperar.

“La gente se enteró y empezó a concentrarse frente al teatro, aquí, en la Calle 10. Rápidamente se organizó una vigilia. Fue un acontecimiento terrible, muy triste”, explica Lauren Beyea del Teatro Ford.

Malherido, Lincoln fue evacuado a la Casa Peterson, justo enfrente del teatro, donde los médicos hicieron lo imposible por salvar su vida mientras una multitud esperaba un milagro a las puertas del improvisado hospital.

“La gente lo quería, los soldados lo querían. Creo que el Presidente Lincoln fue un ser humano único. Escuchaba a la gente”, asegura una señora que participa en la reconstitución.

“Estoy muy triste por lo que acaba de ocurrir al presidente. Él nos liberó. Le agradecemos lo que hizo. Ahora estamos muy tristes. Es un momento terrible”, asegura un actor afrocamericano frente al teatro.

“Es alguien en quien podemos inspirarnos en todo lo que se refiere a liderazgo, igualdad, integridad y justicia”, añade Beyea.

Lincoln falleció poco después de las siete de la mañana del 15 de abril a los 56 años convirtiéndose en el primer presidente asesinado de Estados Unidos.

“El presidente Lincoln es considerado como el salvador de la nación, el liberador de los afroamericanos y el unificador de los seguidores de diferentes partidos políticos. Muchos creen que se trata de alguien que hoy necesita el país”, asegura Stefan Grobe de euronews.