Última hora

Última hora

S&P vuelve a degradar la nota de Grecia y alerta de una posible bancarrota a partir del 12 de mayo

Leyendo ahora:

S&P vuelve a degradar la nota de Grecia y alerta de una posible bancarrota a partir del 12 de mayo

Tamaño de texto Aa Aa

Grecia sufre una nueva degradación de su nota soberana por parte de Standard & Poor’s. La más importante de las agencias de calificación rebajó esta nota de un escalón con perspectiva negativa. Ahora, se halla en una triple C que agudiza la consideración de ‘bono basura’. Standard & Poor’s lo justifica por el bloqueo en las discusiones de Atenas con sus acreedores institucionales.

“¿Si me preocupa?”, le pregunta la periodista de Euronews al economista Napoleon Maravegias. “Obviamente me preocupa y no solo como economista, sino pienso como cada ciudadano griego. Cada revés para alcanzar un acuerdo con nuestros prestamistas hace las cosas más difíciles. Y el mercado se marchita”.

Las discusiones entre el nuevo Gobierno de Alexis Tsipras, Bruselas y el Fondo Monetario Internacional siguen encalladas y continúa sin entregarse el último tramo de ayuda internacional.

“El mercado piensa que estamos en el umbral de la bancarrota”, se alarma el agente bursátil Takis Zamanis. “Estas últimas semanas, es la opinión que prevalece entre los inversores y lo vemos en las altas tasas de interés y las transacciones”.

De hecho, los responsables de Standard & Poor’s ponen como fecha límite para que se desbloqueen los 7.200 millones pendientes de Bruselas el 12 de mayo. Si no, consideran que Atenas se quedará sin liquidez.

“Hace justo un año que Grecia intentó un primer regreso a los mercados”, recuerda la responsable ecomómica de Euronews en Atenas, Symela Touchtidou. “La vuelta fue bienvenida por los inversores, con una cierta confianza e intereses relativamente bajos. Tras la nueva degradación, esto parece ahora muy distante”.

Por ejemplo, los bonos a cinco años en el mercado secundario ya están actualmente en el dicienueve por ciento. En la subasta de prueba de abril pasado, se situaban por debajo del cinco por ciento. Pero peor suerte registran los de tres años. Se han disparado hasta el veintiocho por ciento.

“En todo caso, ya estamos fuera de los mercados”, lamenta Takis Giannopoulos, empleado en una floristería en Atenas. “¿No es así? Es una realidad, con o sin degradación. Por tanto, no me preocupa en absoluto. Intentan aterrorizar a la gente. En los últimos tiempos, ya hemos estado en bancarrota cada mes”.

La nueva cita para llegar a un acuerdo es el 24 de abril, en el Eurogrupo de Riga. Pero, desde Bruselas y Berlín, se asegura que es prácticamente imposible que haya luz verde todavía.