Última hora

Última hora

Reino Unido: el reto de la participación de las minorías

Lee Jasper, líder del Partido del respecto dice así: “Estamos disparando democracia aquí en Nottingham para que la gente se inscriba para votar.”

Leyendo ahora:

Reino Unido: el reto de la participación de las minorías

Tamaño de texto Aa Aa

Lee Jasper, líder del Partido del respecto dice así:

“Estamos disparando democracia aquí en Nottingham para que la gente se inscriba para votar.”

Bienvenidos a la “Operación Voto Negro“http://www.obv.org.uk/. Este autobús recorre el Reino Unido animando a la gente a inscribirse para votar en las elecciones del próximo 7 de mayo.

El bús hace un alto en Nottingham, cuna del legendario Robin Hood. Una ciudad en la que casi uno de cada cuatro residentes procede de una minoría étnica.

“Sí, es la primera vez que voy a votar.”

¿Por qué es importante votar?

“Porque si no voto entonces no podré quejarme de lo que se decide en asuntos políticos. Con mi voto puedo tener voz y palabra.”

Simon Woolley es el Director de la Operación Voto Negro”:

“En casi todas las elecciones la gran mayoría del pueblo británico no vota por lo que el statu quo permanece. La desigualdad se hace cada vez más grande y la gente está frustrada. Cualquier elección tiene que ver con el número de representantes y tenemos suficientes votantes como para elegir unos 168 escaños marginales. Y con esas cifras resultantes en todo el país, no estamos pidiendo políticos, sino que exigimos que se acepte y se reconozca la diversidad, y que ésta se emplee de manera que beneficie a toda la sociedad en vez de dividir a las comunidades y dividir a la sociedad.”

En Westminster hay 650 escaños parlamentarios. Las comunidades étnicas representan casi el 15 por ciento de los 65 millones de británicos. Sin embargo sólo hay 27 diputados de origen étnico.

Pero, ¿pueden los votos cambiar esta situación?

“¿Por quién voy a votar? Voto por un pueblo eligido por gente diferente, dice este . ¿Qué pasa si yo quiero votar por tí? Puedo pensar que lo vas a hacer mejor que el que tipo que está ahí arriba. No me gusta ninguno de los candidatos que ya están colocados. Yo no les veo capaces a ninguno de ellos.”

Lee Jasper
es cofundador de la Operación Voto Negro:

“Lo más irónico es que en este momento es cuando la gente se vuelve más cínica. Estas elecciones prometen a cada votante poder ejercer más influencia.”

Pero ¿por qué votar al parlamento? Muchos consideran que sus miembros están demasiado lejos de las preocupaciones de las comunidades de minorías étnicas.

Comunidades que han cambiado la fisionomía de Gran Bretaña en poco más de medio siglo. Ese es el caso en Tower Hamlets, en el este de Londres, una zona conocida por ser un crisol de inmigrantes; desde los hugonotes franceses y los Judíos de Europa del Este en otros tiempos, hasta nuestros días en que el barrio es conocido como Banglatown por su gran comunidad bengalí.


Aunque es una de las zonas más pobres de Londres, este activista dice que los bengalíes británicos siempre han participado políticamente.

Ansar Ahmed Ullah del grupo Democracia Abierta, es un activista de la comunidad bengalí:

“El racismo, en los años 70 y 80, era muy violento y la comunidad se dió cuenta de que para llevar a cabo cualquier cambio significativo o tener algún impacto, uno tenía que estar en el centro del poder, en sus estructuras. Por eso nuestra comunidad decidió unirse a los principales partidos políticos para lograr cambios. Al principio había muchas reticencias por parte de los partidos políticos para aceptar a la comunidad bengalí. Por eso a nuestra comunidad le llevó mucho tiempo conseguir su primer miembro en el parlamento.”

Rushanara Ali es la primera y única parlamentaria británica de orígen bengalí. Y ahora podría ser reelegida.

Esta noche hay una reunión en Tower Hamlets. La comunidad aún está en estado de shock después de que tres niñas menores abandonaran Londres para ir a Siria. Hoy, la charla se centra en el temor ante la radicalización y la creciente islamofobia. Temas que preocupan a la comunidad y que Rushanara Ali conoce bien.

“Me siento muy afortunada por tener el particular punto de vista de los que han crecido aquí. Eso ayuda a tener una perspectiva y a conocer a las diferentes comunidades. Pero creo que hay muchos de mis colegas que trabajan sin descanso en otros contextos y con otros desafíos y que se enfrentan a los miembros del parlamento constituyente. Y eso es importante. Sé que hay gente que es muy hostil ante el proceso político y ante los políticos en general. Pero una de las cosas buenas de Gran Bretaña es que existe un sistema representativo parlamentario que une a los diputados con sus electores. Y creo que eso es muy importante porque así es como se mantiene el contacto con lo que ocurre realmente y eso crea un proceso real.”

Este restaurante es parte de la historia de éxito de Iqbal Wahhab.

Hijo de inmigrantes bengalíes, Iqbal pasó de las pandillas callejeras y el absentismo escolar a hacer estudios en la Universidad. Hoy es un empresario con éxito.

Y además dirige un programa de mentores para jóvenes desfavorecidos que pertenecen a diferentes minorías étnicas.

Iqbal considera que tanto conservadores como laboristas han de estar más en contacto con la sociedad:

“Es una terrible crítica que podemos hacerle a nuestra sociedad y a nuestra economía: en Gran Bretaña, un hombre joven de color tiene el doble de probabilidades de estar desempleado que si fuera blanco. Se han hecho estudios que han demostrado que con un currículum idéntico, uno con un nombre anglosajón, y otro con un nombre africano o asiático, ante un empresario, el anglosajón tiene tres veces más probabilidades de conseguir una entrevista que los demás. No estoy hablando de racismo, es sólo un sesgo inconsciente. La gente no es consciente de ello y el darse cuenta es un buen punto de partida para entender mejor su comportamiento.
Hay problemas profundamente arraigados que los Gobiernos no han conseguido solucionar históricamente. Y yo he aconsejado tanto al último Gobierno como al que está ahora en el poder, pues era asesor de minorías étnicas, sobre las medidas prácticas que se podrían haber tomado, pero nunca las tuvieron en cuenta. Ni el partido conservador, ni el partido Laborista han tratado realmente de solucionar este problema.”

La lucha contra la discriminación racial es también la especialidad de Terroll Lewis.

Creció en Brixton, en el sur de Londres y como Iqbal formó parte de las pandillas de la calle. Pero él se convirtió en un gánster y acabó en la cárcel.

Consiguió cambiar gracias al entrenamiento en la calle; con el que consiguió muchos seguidores e incluso su propio gimnasio. Pero no fue fácil.

“Salí de la cárcel y traté de ser mejor persona, iba a la iglesia, y quise apuntarme al gimnasio de mi barrio, pero cuando pregunté cuánto costaba, me dijeron que tenía que domiciliar un pago bancario. Y yo me dije ¿cómo? Estaba hecho un lío, como miembro de una pandilla, tenía el dinero bajo el colchón. Nunca había tenido una cuenta en el banco.”

Hoy en día, Terroll no sólo tiene una cuenta bancaria, sino también clientes banqueros y abogados, junto a otros jóvenes desempleados.

Esta combinación ha llevado a que algunos clientes ayuden a otros con un poco de asesoramiento laboral.

Pero para muchos, votar e implicarse en política es todavía un concepto extraño.

“Muchos de estos jóvenes realmente no conocen bien el sistema electoral, dice Terroll Lewis. Algunos han visto tantas cosas que les han marcado en su vida, que se dicen: ¿Qué ha hecho el Gobierno por mí? Es lo mismo que yo me decía. Pero después me informé para ver qué hacen los diferentes Gobiernos y qué partidos tienen más impacto en ciertas áreas. Aunque muchos de nosotros no estemos de acuerdo con las cosas que se hacen, ya sabes, ¿qué podemos hacer? No hay que esperar que alguien vaya a hacer algo por ayudarnos. Hay que moverse.”

“¿Que si voy a votar? ¡Esa es la cuestión! Pues vas a tener que seguirme en Instagram en mi cuenta Terroll Lewis para saber a quien votaré.”