Última hora

Última hora

El improbable acuerdo el viernes que viene para desbloquear la ayuda a Grecia

Leyendo ahora:

El improbable acuerdo el viernes que viene para desbloquear la ayuda a Grecia

Tamaño de texto Aa Aa

La nueva semana clave para evitar que Grecia acabe haciendo suspensión de pagos se presenta tan negra como las anteriores fechas límite. Y los analistas vuelven a hablar con intensidad del ‘Grexit’, la salida de Grecia del euro. El viernes que viene se celebra un Eurogrupo en Riga, Letonia, y nadie cree que se llegue a un acuerdo para desbloquear los 7.200 millones de euros bloqueados a Atenas desde agosto.

“El Estado se está quedando sin liquidez”, advierte el analista político griego Dimitris Katsikas. “Están buscando fondos de cualquier sitio y los encuentran para seguir proporcionando liquidez al país. Pero el verdadero test llegará en junio. El día que venza la prórroga de cuatro meses, necesitaremos un nuevo acuerdo. Si no se ha producido, entonces sí que se habrá acabado el dinero”.

Cada nuevo plazo para devolver el dinero prestado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) se convierte en una verdadera prueba de fuego para el nuevo gobierno de Tsipras. Hay quien considera que la bancarrota se puede producir incluso el próximo 12 de mayo. Luego, se suceden más pagos el 5, 12 y 16 de junio.

En los mercados, la tensión se nota en unos intereses en el mercado secundario que se disparan hasta cerca del treinta por ciento para los bonos griegos a tres años.

“Creo que una salida de Grecia del euro es inevitable”, afirma el analista bursátil Michael Hewson, de CMC Market. “El statu quo no es una opción que se pueda mantener. En realidad, se trata de saber cómo se reestructura la deuda griega o cómo se negocia un nuevo programa. Porque no podemos continuar con las cosas tal como están ahora”.

A parte de los créditos a devolver a los prestamistas internacionales, Atenas debe seguir pagando a los funcionarios y a los pensionistas. En función de la liquidez restante, las autoridades podrían verse en la disyuntiva de elegir. Entre una política antiausteridad, que choca con Bruselas, o un compromiso contra sus ideas.