Última hora

Última hora

Pilotar un avión con la mente ya es una realidad

Leyendo ahora:

Pilotar un avión con la mente ya es una realidad

Tamaño de texto Aa Aa

Controlar máquinas con el pensamiento parece pura ciencia ficción pero la precisión de la lectura de datos desde el cerebro progresa a pasos

Controlar máquinas con el pensamiento parece pura ciencia ficción pero la precisión de la lectura de datos desde el cerebro progresa a pasos agigantados.

Este dron despega desde un campo a las afueras de Lisboa. El piloto lo controla con sus pensamientos a distancia. Un impresionante proyecto europeo que puede cambiar la vida de personas con discapacidad.

Ricardo Mendes director de operaciones de Tekever, nos habla del proyecto:
“Estamos haciendo por primera vez una demostración pública y también un vuelo real, dos cosas completamente nuevas.”

Normalmente los drones reciben las órdenes a través de un mando a distancia pero en este caso el piloto piensa simplemente en la dirección hacia la que quiere dirigir el aparato y el avión ejecuta.

Ricardo Mendes director de operaciones de Tekever habla del proceso:
“Se ha pasado del control en la estación a la estación “brain flight” y a partir de ahí la aeronave es controlada con los impulsos sensoriales del piloto”

En el centro de investigación la búsqueda se centra en la pantalla con los parámetros de vuelo.
Hay que hacer un esfuerzo mental para manejar el dron en la dirección deseada y para que permanezca en la zona de vuelo.

Nuno Loureiro de la Fundación Champalimaud dice:
“Idealmente no debería ser difícil. Con más entrenamiento podemos hacerlo mejor y el pilotaje tendría que ser más intuitivo”

Esta tecnología se basa en una interfaz cerebro máquina, un sistema que usa una serie de electrodos que se ponen en el cuero cabelludo de una persona. Usando un software especial lo que se intenta es básicamente leer los pensamientos.

Pero ¿cómo funciona esta interfaz cerebro-máquina?

Para Rui Costa, de la Fundación Champalimaud, se trata de transmisión de información:
“Lo que nosotros hacemos es extraer la actividad del cerebro y transmitimos esas señales a través de un sistema que lo envía a un ordenador en el que se representa la posición del avión”

El piloto puede ver en la patalla como su mente aprende a controlar el movimiento de objetos y a transformarlos en patrones eléctricos.
Los científicos dicen que con más entrenamiento se puede llegar a conducir un coche de manera intuitiva.

Rui Costa, de la Fundación Champalimaud cree que el aprendizaje es sencillo:
“En principio cualquier persona puede aprender a controlar una interfaz cerebro-máquina como ésta pero depende de la habilidad que cada uno tiene para aprender. Igual que no todo el mundo puede ser pianista”.

Esta tecnología se ha probado en la cabina de un simulador aéreo. Los investigadores creen que en el futuro esta interfaz cerebro-máquina puede simplificar los paneles de control, los periodos de entrenamiento de un piloto e incluso la gente paraplégica podrá pilotar un día aviones.

Ricardo Mendes director de operaciones de Tekever concluye:
“Este tipo de tecnología puede utilizarse en muchas áreas de la aeronáutica.
Imagínese también que un día se llegue a controlar una silla de ruedas utilizando sólo la mente. O por ejemplo, que pueda también controlar su televisión o sus fogones”

Desde encender luces o escribir emails enviando señales desde su cerebro.
Todo esto y más puede ser posible gracias al desarrollo de la interfaz cerebro-máquina.

Más información: http://cordis.europa.eu/result/rcn/147263_en.html