Última hora

Última hora

Científicos alemanes crean seda de araña artificial

Leyendo ahora:

Científicos alemanes crean seda de araña artificial

Tamaño de texto Aa Aa

La seda de araña es uno de los materiales más resistentes del mundo pero fabricar una versión sintética es difícil. Científicos de la Universidad de

La seda de araña es uno de los materiales más resistentes del mundo pero fabricar una versión sintética es difícil.

Científicos de la Universidad de Bayreuth, en Alemania, aseguran haber creado una seda de araña artificial tan resistente como la natural gracias a una bacteria que se encuentra en los intestinos de los humanos y de los animales.

Uno de los objetivos de este equipo científico ha sido reproducir la fuerza y la flexibilidad de la seda de araña.

“Una de las propiedades más importantes de la fibra de araña es su resistencia como resultado de la combinación de su dureza y de su elasticidad. Esto significa que la seda de araña puede soportar muchísimo peso antes de romperse, mucho más que cualquier otra fibra ya sea artificial o natural”, explica el Profesor Thomas Scheibel, responsable del proyecto.

La seda artificial no es tan resistente como la natural pero sí más elástica, por ello, aseguran los científicos, se puede estirar mucho más.

El prototipo de fibra sintética que han desarrollado es suave, brilla como la verdadera seda y puede ser teñida siguiendo las técnicas habituales de la industria textil.

Gracias a su biocompatibilidad, la seda artificial podría ser utilizada de muchas maneras.

“Por ahora no sabemos exactamente cómo utilizar estas fibras. Hemos desarrollado otros productos como los cosméticos, cremas para la cara. Estos productos tienen un aspecto propio de la cosmética pero también un aspecto médico. También podemos fabricar el revestimiento de implantes. En este caso mejoramos la biocompatibilidad del producto”, explica Scheibel.

Ahora este grupo de científicos trabaja en la combinación de células de ratones con la seda de araña artificial para crear células con las que se puedan desarrollar músculos cardíacos, piel o tejido nervioso.