Última hora

Última hora

La última batalla perdida por Piëch como patrón de Volkswagen

Leyendo ahora:

La última batalla perdida por Piëch como patrón de Volkswagen

Tamaño de texto Aa Aa

El patriarca de Vokswagen Ferdinand Piëch pierde la batalla interna por el poder y anuncia su retirada. El hasta ahora presidente del consejo de vigilancia del fabricante automovilístico alemán dimitió el fin de semana pasado de todas sus funciones, así como su mujer Ursula Piëch. Lo anunció el propio grupo, después de una segunda reunión de urgencia del consejo de vigilancia en que Piëch se vio acorralado al fallarle su estrategia para destituir al director ejecutivo de la compañía, Martin Winterkorn. Su primo Wolfgang Porsche, así como los sindicatos y el gobierno de Baja Sajonia le dieron la espalda.

Ferdinand Piëch era el sobrino de Ferry Porsche, el hijo del fundador de Volkswagen Ferdinand Porsche en los años treinta. Esta familia austriaca creó una de las marcas faro de las exportaciones germanas. Piëch accedió a la dirección ejecutiva del grupo en 1993 y se mantuvo en ella hasta 2002, cuando pasó a presidir el consejo de vigilancia. En su momento, fue él mismo quien forzó la entrada de Winterkorn en la dirección echando a su predecesor.

“Ahora, alguien tiene que ocupar este vacío de poder”, advierte el experto automovilístico alemán Stefan Bratzel. “En los próximos años, habrá un nuevo equilibrio. Nadie sabe hacia donde se decantará. Pero lo que es seguro es que el equilibrio será diferente sin la fuerte posición hasta ahora de Piëch. Veremos si este se mantendrá como una eminencia gris o si se retirará completamente”.

La escisión del tándem Piëch-Winterkorn, que habían llevado a Volkswagen a convertirse en la primera firma automovílistica europea y esperaba desbancar al japonés Toyota como la primera del mundo, no solo tiene causas personales. De lo que acusaba Piëch a Winterkorn, en una guerra que el primero hizo pública hace solo dos semanas, es de la debilidad de las ventas en Estados Unidos. Y de la propia debilidad de la marca Volkswagen, que supone la mitad de sus ingresos, respecto a otras de alta gama como Porsche. La compañia no posee gama baja y se fabrica la mayoría de las piezas, con lo que no puede abaratar costes presionando a terceros. Por el momento, el presidente en funciones del consejo de vigilancia será Berthold Huber, nada menos que el expresidente del mayor sindicato alemán IG Metall.