Última hora

Última hora

La policía de Burundi mata a tiros a una decena de manifestantes en las últimas horas

Más de 20.000 burundeses huyen del país y se refugian en Ruanda. En la capital de Burundi, Buyumbura, la violencia saltó el sábado cuando el

Leyendo ahora:

La policía de Burundi mata a tiros a una decena de manifestantes en las últimas horas

Tamaño de texto Aa Aa

Más de 20.000 burundeses huyen del país y se refugian en Ruanda. En la capital de Burundi, Buyumbura, la violencia saltó el sábado cuando el presidente Pierre Nkurunziza anunció que volvería a presentarse a las elecciones, algo que la oposición considera ilegal.

El partido del gobierno, el Consejo Nacional para la Defensa de la Democracia, anunció el sábado que el actual presidente Pierre Nkurunziza se presentaría de nuevo a las elecciones presidenciales en junio.

La decisión provocó una ola de protestas entre los partidarios de la oposición, que considera que la Constitución burundesa prohíbe las aspiraciones del presidente a un tercer mandato. Sin embargo hutu Nkurunziza está decidido a seguir en la presidencia; argumenta que el primer mandato no cuenta porque fue elegido por el parlamento y no por las urnas.

La violencia es tan palpable que, según la ONU, más de veinte mil burundeses han huído de sus casas y han cruzado la frontera con la vecina Ruanda en solo dos semanas. Otros cuatro mil han buscado asilo en la República Democrática del Congo mientras Tanzania acoge a apenas un centenar.

“En el peor escenario posible, 350.000 personas podrían necesitar ayuda humanitaria en los próximos seis meses”, alertó ACNUR.

El gobierno ha clausurado una emisora de radio que transmitía en directo las protestas.

Para el líder de la oposición Agathon Rwasa: “El derecho a la protesta, a manifestarse, está reconocido en la Constitución. Y los que están manifestándose lo hacen para protestar por la aniquilación de la Constitución que han hecho el sábado pasado Pierre Nkurunziza y su partido … No podemos aceptar que este país esté dirigido a capricho del partido del gobierno “.

La candidatura de Nkurunziza ha suscitado el temor entre grandes sectores de la población burundesa, que apenas hace una década salió de una guerra civil de 1993 a 2005 que hundió al país y marcó a sus habitantes.

Tras su independencia de Bélgica en 1962, Burundi ha vivido dos tragedias calificadas como genocidios: la masacre de hutus por el
Ejército dominado por tutsis en 1972, y el asesinato masivo de
tutsis por hutus en 1993.

Miembros de la oposición y familias tutsis han comenzado a dejar el país, ante las informaciones que apuntan a la distribución de armas a las milicias del partido del gobierno.