Última hora

Última hora

¿La economía británica puede sobrevivir a la salida de la UE?

El dilema sobre la pertenencia o no a la Unión Europea ha estado presente en los distintos gobiernos británicos. Hace dos años el primer ministro

Leyendo ahora:

¿La economía británica puede sobrevivir a la salida de la UE?

Tamaño de texto Aa Aa

El dilema sobre la pertenencia o no a la Unión Europea ha estado presente en los distintos gobiernos británicos. Hace dos años el primer ministro, David Cameron, dijo que quería sellar esta disputa de una vez por todas y por eso los conservadores prometieron a los británicos celebrar un referéndum de permanencia o salida de la UE en 2017. Es una estrategia arriesgada. Las luchas internas de los conservadores provocaron que Margaret Thatcher y John Major fueran apartados del partido. Muy diferente de lo que dijo una de las grandes figuras históricas del país, Winston Churchill, cuando se refirió a los “Estados Unidos de Europa”.

Pero este referéndum solamente se celebrará si David Cameron repite como primer ministro y tras la negociación de las nuevas condiciones de adhesión de los británicos. Los euroescépticos creen que estas condiciones son los comodines que los conservadores pueden jugar para romper su promesa de un referéndum. Una salida de la UE tendría un gran impacto a nivel económico y todos están de acuerdo con eso.

Nigel Farage es el líder del UKIP, el Partido de la Independenia del Reino Unido. Farage ha estado presionando intensamente para que los británicos voten y Quiere que el país abandone la UE y forje lazos comerciales más estrechos con el resto del mundo.

Una encuesta realizada por la Cámara de Comercio Británica concluyó que el 63% de las empresas cree que una salida de la UE sería perjudicial para el Reino Unido. Business for New Europe es un grupo de presión creado para la campaña de adhesión a una Unión Europea reformada: “El 45% de nuestras exportaciones tienen como destino la Unión Europea. Por supuesto, queremos exportar a China y a la India para expandir el negocio. Pero Europa, la UE, es nuestro mercado natural. Geográficamente es el mercado más cercano. Y no podemos dejar de tenerlo en cuenta. Las leyes de la economía dicen que los países vecinos son socios naturales. El problema de los que quieren que nos salgamos es que no tienen una alternativa coherente, racional o funcional”, ha dicho Nigel Sheinwald.

Brompton Bicycle fabrica bicicletas plegables en el oeste de Londres. Emplea a 250 personas. De aquí salen 45.000 bicicletas al año. El 80% de la producción se vende fuera: “Una de las ventajas de hacer negocios en Europa es que todo es muy transparente. Es muy sencillo porque no hay obstáculos. Hay igualdad de condiciones para todos. Mi intuición me dice que hay que mejorar lo que tenemos, un poco como lo que hemos estado haciendo con las bicicletas en los últimos 30 años. No las hemos desechado para hacer algo completamente diferente. Las hemos perfeccionado y mejorado. Y yo creo que es eso lo que tenemos que hacer con la Unión Europea, en lugar de decir que no tenemos nada más que hacer con ella”, ha explicado Will Butler-Adam.

¿Qué piensan las personas que trabajan en el mundo de las finanzas?. Los que defienden la salida del país de la Unión Europea dicen que la City de Londres seguiría prosperando como centro financiero mundial ya que se liberaría de la excesiva regulación de Bruselas. ¿Pero los inversores y banqueros que trabajan allí están de acuerdo?

“Los negocios y los bancos estadounidenses aprecian las ventajas de ser un Estado miembro sin pertenecer a la zona euro. Y creo que si el Reino Unido pierde esa condición tendrían que mudarse”, ha manifestado Alastair McCaig, analista de mercado de IG.

“Yo creo que sería muy arriesgado elegir quedarse fuera de la Unión Europea. Pero no creo que este debate sea tan malo como dicen muchos hombres de negocios y del mundo de las finanzas. Porque el futuro de nuestras exportaciones no depende de Europa. Depende del mundo, de los países del grupo BRICS y de las grandes economías emergentes. Así que la Unión Europea sigue siendo importante pero no como lo era antes”, ha asegurado Jim O’Neil, antiguo economista jefe de Goldman Sachs.

Algunos analistas dicen que salir de la Unión Europea puede costar a la economía británica un 2,2% de su PIB hasta 2030. Pero sea cual sea el resultado de la consulta, si finalmente se celebra, habrá algunas cosas de Europa que siempre amarán los británicos.