Última hora

Última hora

Laboristas y conservadores británicos presentan programas similares en su batalla por el centro político

La economía, la salud y la inmigración han sido los principales temas de una campaña electoral que no ha permitido desmarcarse ni a los conservadores

Leyendo ahora:

Laboristas y conservadores británicos presentan programas similares en su batalla por el centro político

Tamaño de texto Aa Aa

La economía, la salud y la inmigración han sido los principales temas de una campaña electoral que no ha permitido desmarcarse ni a los conservadores ni a los laboristas. En su batalla por el centro político, los dos grandes partidos hacen propuestas cada vez más similares para convencer a los electores de que son los mejores gestores del Estado.

Por ejemplo, ambas formaciones proponen reducir el déficit, actualmente del 5,7% del PIB. La única diferencia es la velocidad de ejecución. Los laboristas abogan por hacerlo gradualmente y los conservadores quieren suprimirlo en 2018 recortando el gasto social en 16.000 millones de euros que se destinarán en parte a financiar tres millones de puestos de aprendices.

Los laboristas quieren limitar el gasto social estructural y proponen un aumento del salario mínimo por encima de los 11 euros la hora.

El Servicio Nacional de Salud es la principal preocupación de los electores británicos, por delante de los precios, los salarios y la inmigración.
Acusados por la oposición de intentar privatizarlo, los conservadores se han comprometido a invertir poco más de 11.000 millones de euros anuales de aquí a 2020 sin detallar el origen de los fondos.
Los laboristas han prometido 13. 600 millones de euros financiados por los impuestos.

La inmigración procedente de otros países europeos preocupa, sobre todo en ciertas regiones donde los servicios públicos están desbordados por el flujo de inmigrantes.
Los conservadores quieren expulsar a los que no encuentren trabajo en un plazo de seis meses, y ambos partidos que el derecho a las prestaciones no se abra hasta pasado cierto tiempo: 4 años, para los conservadores, dos para los laboristas.

Las dos formaciones quieren también reconsiderar sus relaciones con Europa. Los conservadores han propuesto un referéndum sobre la permanencia británica en la Unión en 2017. Los laboristas por su parte, quieren que Londres gane influencia en una Europa reformada.