Última hora

Última hora

Rusia inicia los preparativos para la celebración de un histórico Día de la Victoria

Raúl Castro es el invitado de honor de Rusia para las celebraciones del setenta aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial. El presidente

Leyendo ahora:

Rusia inicia los preparativos para la celebración de un histórico Día de la Victoria

Tamaño de texto Aa Aa

Raúl Castro es el invitado de honor de Rusia para las celebraciones del setenta aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial. El presidente cubano ha viajado hasta Moscú donde se ha reunido con Vladímir Putin. Ambos jefes de Estado han mostrado su deseo de continuar cooperando juntos en plena fase de deshielo entre La Habana y Washington.

Las relaciones entre ambos países se quebraron durante la desintegración de la Unión Soviética a principios de los noventa, pero hace una década las aguas volvieron a su cauce.

Pese a las malas relaciones por el conflicto ucraniano, el ministro alemán de Exteriores y su homólogo ruso, Frank-Walter Steinmeier y Serguéi Lavrov, participaron en este jueves en Volgogrado en una ofrenda floral a los caídos en la batalla de Stalingrado, antiguo nombre de la ciudad. Allí están enterrados algunos de los más de un millón de soviéticos que murieron en una contienda definitiva para la derrota nazi.

Mientras tanto se llevaban a cabo en Moscú los ensayos para el desgile prevista este sábado. El Kremlin se ha comprometido a convertir este acto del Día de la Victoria en uno de los más importantes de la historia del país para enfatizar el sacrificio de sus compatriotas en la Segunda Guerra Mundial. Cerca de 16.000 tropas pasarán por la Plaza Roja, junto a 140 aviones y 190 vehículos militares.

El despliegue servirá para exhibir algunos de los últimos hitos rusos en Defensa, como el tanque Armata T-14, con mayor protección para sus ocupantes y un cañón manejado por control remoto. Nuevos artefactos para sustituir las viejas glorias de la Unión Soviética en un momento de tensión internacional que ha hecho reaparecer el fantasma de la Guerra Fría.