Última hora

Última hora

Tripa llena y corazón contento

Comer bien es vital para la salud y la educación está intimamente ligada a la salud. Pero, ¿cómo hacer cuando los padres no pueden proveer a sus

Leyendo ahora:

Tripa llena y corazón contento

Tamaño de texto Aa Aa

Comer bien es vital para la salud y la educación está intimamente ligada a la salud. Pero, ¿cómo hacer cuando los padres no pueden proveer a sus hijos una dieta equilibrada? Veamos las propuestas de algunas escuelas butanesas.

Bután: estudiar y alimentarse en el colegio

Lunes por la mañana: Dechen Wangmo se ha levantado pronto para llevar a su hijo Ugyen al colegio.

Ugyen Wangda tiene 9 años y estudia en la Escuela Primaria Jigme Losel, a una media hora de la casa. Ugyen, como muchos de sus compañeros va al colegio andando todos los días.

Pero su madre Dechen también va al colegio a trabajar con su hija de 4 años a la que no puede dejar en casa.

“Voy a cocinar para los estudiantes y para mi hijo. No tengo mucho que hacer en casa. Mientras que aquí puedo preparar la comida para mi hijo y al echar una mano me siento más feliz.”

“Me encanta ir al colegio, dice Ugyen, porque hay tanto que aprender.”

Aquí en Thimpu, la capital de Bután, el día comienza con las oraciones de la mañana.

En el colegio de enseñanza primaria Jigme Losel, el Programa de Alimentación autosostenible se introdujo en 2009.

La directora de la escuela, Choki Dukpa, explica cómo y por qué se inició este programa:

“Algunos niños no se sentaban nunca para comer en grupo. De hecho huían del grupo, permanecían aislados y comían solos. Quisimos averiguar por qué. Y cuando hicimos una pequeña encuesta nos enteramos de que eran niños de origen humilde que no solían comer suficientemente en casa.”

El programa iniciado por la escuela funciona así: las familias con más medios aportan de forma voluntaria el arroz, que es el alimento básico. En cuanto a las verduras, la escuela tiene su propio huerto.

La señora Yangzome coordina este programa: “Cada clase tiene su propio huerto y los niños riegan y se ocupan de las plantas. Como son cultivos totalmente orgánicos, la dieta del almuerzo de los niños es rica y muy nutritiva. Aquí nos aseguramos de que los niños tengan una dieta equilibrada.”

“Para los estudiantes una buena alimentación es fundamental prosigue Choki Dukpa por eso, la comida se convirtió en una preocupación primordial incluso más importante que las clases. Los niños que tenían hambre no rendían en clase y tenían muy baja autoestima. Por eso, para darles una comida adicional, decidimos iniciar el Programa de Alimentación.”

Los niños muestran así su entusiasmo:

“Quisiera estudiar para pasar a la enseñanza secundaria y a la universidad. Quiero hacerlo bien en la vida.”

“Me gusta venir al colegio porque aquí comemos comida rica.”

Desde que empezó el programa de alimentación los estudiantes han mostrado una mejora en su rendimiento académico.

Portugal: un huerto campeón

Proponer comida buena y saludable en los colegios ayuda a los niños a labrarse un camino. Pero ¿cómo se podría transmitir de forma general los beneficios de una alimentación sostenible y equilibrada? Veamos algunas soluciones ganadoras de un concurso en Portugal.

Cultivar la tierra es una actividad educativa importante en el Colegio de enseñanza Infantil y Primaria de Prado en la localidad de Ferreiros, en Vila Real, al norte de Portugal.

Los estudiantes cuidan de la granja y aprenden a cultivar frutas y verduras en un huerto orgánico, creado hace 11 años en esta eco escuela.

Maria Luísa Queirós es la coordinadora de este proyecto:

“Tratamos de que los niños tomen conciencia de que no hay que contaminar el medio ambiente. Les enseñamos en qué consiste la cadena alimentaria; cómo sembrar, cuidar, cosechar y consumir. Además aprenden diversos conceptos científicos. Aprenden sobre los animales, su hábitat, características y morfología. Estas son las actividades educativas en las que aprenden haciendo cosas.”

Los niños aprenden además la autarquía en la escuela y preparan un pastel con los productos de la granja.

Estos cocineros que solo tienen 5 años han preparado un pastel de zanahorias.

Pero los dulces son algo excepcional en el menú escolar. Los niños no pueden traer chocolates o galletas para la merienda, más bien comen fruta fresca o verduras y aprenden así a tener una dieta saludable.

Igor Fontinha nos describe el huerto:

“Plantamos espinacas y con ellas preparamos una sopa con col y zanahorias Hoy hemos recogido las lechugas que habíamos plantado y con ellas hemos preparado una ensalada.”

Maria João Gomes ha visto un cambio saludable en los hábitos alimenticios de su hija Beatriz.

“Ahora le gusta más la fruta porque siempre comen fruta en la escuela. Incluso le está enseñando a su hermano. Empieza a preferir las ensaladas y a probar otras cosas como tomate y col roja, pues antes solo quería comer lechuga.”

El trabajo desarrollado por profesores, padres y alumnos del Colegio Prado de Ferreiros recibió en 2014 el Premio al mejor huerto escolar ecológico, otorgado por dos asociaciones portuguesas AGROBIO (Associação Portuguesa de Agricultura Biológica) y Bandeira Azul da Europa.

Senegal: una alternativa al arroz

El Gobierno de Senegal está tratando de reducir las importaciones de arroz, pero no siempre es fácil conseguir que la gente cambie sus hábitos alimenticios. Educar y buscar una alternativa local ¿puede ser la solución?

Khadija y su madre están preparando un cuscús de maiz.

Khadija participan en un proyecto que promueve la producción agrícola sostenible en las áreas rurales senegalesas.

El objetivo de este Proyectos de apoyo a las filiales agrícolas (PAFA) es favorecer la utilización de cereales locales, como el mijo o el maíz. Los fondos de desarrollo agrícola proporcionan ayuda para ello.

“El que comíamos es arroz importado, arroz que viene de fuera. Y además ese arros a veces no es bueno porque tiene piedras. Por eso preferimos comer cuscús de maiz. Mi padre tiene maiz plantado en una gran plantación.”

Reemplazar el arroz importado por productos cultivados en la zona ha abierto nuevas oportunidades para muchos jóvenes, en un país con una elevada tasa de desempleo nos cuenta Hassan Wilan:

“Este proyecto propone talleres y cursillos. Ahora conocemos diferentes técnicas de cultivo del mijo. Ponemos fertilizantes, esparcimos las semillas. Hemos aprendido todo eso con este proyecto. Antes los jóvenes nos marchábamos a Dakar, o a ciudades como Kaolack para trabajar de albañil, como mano de obra barata en lo que fuera. Y eso no está bien.”

El principal objetivo es reforzar todo el sector empezando por las pequeñas comunidades de agricultores, ayudándoles a organizarse ellos mismos.

Alioune Ndiaye es uno de los responsables del proyecto PAFA:

“Con las cosechas y los talleres de formación para los productores y con el seguimiento masivo es cierto que cada vez más senegaleses del campo consumen mijo.”

Los cereales locales se comercializan ahora en pequeñas tiendas que han abierto en las zonas urbanas, incluyendo Kaolack, la segunda ciudad de Senegal.

Maguette Tiendiala nos lo muestra en su tienda:

“Vendemos productos locales, cereales, mermelada, jarabe. Son productos naturales fabricados aquí y que no tienen productos químicos.”

La mejor manera de promover los cereales locales es animar a las cocineras a inventar nuevas recetas.

En Nganda, Aïssatou dirige una asociación local con más de 350 mujeres que trabajan en la cadena completa, desde la agricultura local, a la comercialización y la preparación de nuevos guisos.

Aïssatou Cissé, de la Federación de mujeres agrícolas de Nganda, nos habla sobre este restaurante que han abierto hace poco:

“Abrimos este restaurante para proponer a la gente productos locales. Nos ha cambiado la vida. Antes muchas mujeres se marchaban a Dakar a buscar trabajo. Y eso se ha terminado. Ahora nos quedamos aquí en nuestra localidad. Y nos hacemos fuertes aquí.”

¿Cree usted que políticas sostenibles en la educación pueden a largo plazo marcar una diferencia a escala global?

Envíenos sus comentarios a través de nuestras redes sociales. Nos vemos la semana que viene.