Última hora

Última hora

Víktor Orbán insiste en la posibilidad de implantar la pena capital en Hungría

El primer ministro húngaro mantiene su desafío a la Unión Europea con la propuesta de implantar la pena de muerte en el país. Víktor Orbán planteó la

Leyendo ahora:

Víktor Orbán insiste en la posibilidad de implantar la pena capital en Hungría

Tamaño de texto Aa Aa

El primer ministro húngaro mantiene su desafío a la Unión Europea con la propuesta de implantar la pena de muerte en el país. Víktor Orbán planteó la cuestión tras el asesinato de un joven estanquero a finales de abril. Ayer, tres días después de haberle prometido al presidente del Parlamento Europeo Martin Schulz que no daría más pasos en ese sentido, el líder de Fidesz volvió a insistir en la radio.

“Queremos crear una opinión pública europea, que tienda a apoyar que la cuestión de la pena de muerte sea una competencia nacional. Se la quitaron a los estados. Se creó un control central, además de que la pena de muerte se puso en los documentos más importantes. Pero creo que todos los estados miembros deben decidir por ellos mismos. No hay ninguna razón por la que los países deban pensar de la misma manera en torno a este asunto”, aseguró Orbán.

Las declaraciones se producían apenas veinticuatro horas después de que la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior de la Unión Europea, rechazase la vuelta al pasado en una cuestión que parecía olvidada en las fronteras comunitarias. Louis Michel, de la Alianza de Liberales y Demócratas de Europa sostuvo allí que que Orbán “no defiende nada y esta destruyendo todo” además de llevar a su país “en el sentido contrario de la historia” porque la pena de muerte “nunca alcanza su objetivo, la justicia no puede cometer un crimen”.

Muchos expertos creen que el primer ministro húngaro está tratando de competir con los nacionalistas radicales de Jobbik después de que su propia formación haya empezado a debilitarse.

“Según analistas políticos húngaros, Víktor Orbán sabe que es imposible reintroducir la pena de muerte, pero manteniendo el tema en la agenda puede lograr algún apoyo, ya que las últimas encuestas muestran que casi la mitad de la población está de acuerdo en la implantación de la pena capital. Así que el primer ministro puede actuar de nuevo como el protector de la soberanía húngara”, concluye Attila Magyar, corresponsal de euronews.