Última hora

Última hora

Nepal: luchando contra el desastre

Dieciséis días después del devastador terremoto, Nepal se prepara para la reconstrucción, mientras el número de víctimas sigue aumentando. El 10 de

Leyendo ahora:

Nepal: luchando contra el desastre

Tamaño de texto Aa Aa

Dieciséis días después del devastador terremoto, Nepal se prepara para la reconstrucción, mientras el número de víctimas sigue aumentando. El 10 de mayo el balance oficial era de 8.019 muertos y 17.866 heridos.

En cuanto a los daños materiales, el Gobierno ha registrado por ahora 290.000 mil viviendas destruidas y 251. 800 gravemente dañadas.

El pasado viernes, el primer ministro nepalí se comprometió a reconstruir todos los edificios públicos en un plazo de dos años. Sushil Koirala ha prometido ayudas a los particulares para volver a poner en pie sus casas.

Sushil Koirala. Primer ministro de Nepal:
“Si alguien quiere reconstruir su casa dañada en el valle de Katmandú, se le concederá un préstamo de hasta 2,5 millones de rupias a través del banco estatal de Nepal y de hasta un millón y medio de rupias para la reconstrucción de las casas fuera del valle al 2% de interés.”

Pero entretanto, los nepalíes necesitan ayuda urgente. Según el Programa Mundial de Alimentos de la ONU, al menos tres millones de personas necesitarán alimentos, tiendas de campaña y medicinas durante los próximos tres meses. Es una carrera contra reloj, por que las lluvias del Monzón llegan en junio y no hay dinero, según la ONU.

De los 370 millones de euros solicitados para las operaciones de urgencia, la ONU sólo ha recibido 20 millones.

Enclavado a los pies del Himalaya, Nepal tiene una topografía muy complicada, lo que dificulta enormemente las operaciones de socorro. Muchos pueblos sólo son accesibles tras varios días de camino. Es el caso de Langtang, a 60 km al norte de Katmandú.

El pueblo fue arrasado por una avalancha de nieve y piedras durante el seísmo. Ya han aparecido 120 cuerpos entre los escombros, pero las operaciones de rescate han sido interrumpidas porque las avalanchas continúan.

Trescientas personas siguen desaparecidas en esta zona que se encuentra en una de las rutas de senderismo más frecuentadas del país. Antes de la catástrofe, en Langtang había 55 pensiones y refugios.