Última hora

Última hora

¿Pasión o adicción al deporte?

Leyendo ahora:

¿Pasión o adicción al deporte?

Tamaño de texto Aa Aa

¿Qué lleva a Pascal Pich a entrenarse sin cesar? ¿Dónde está el límite entre la pasión y la adicción? Además de ser policía, Pich ha dedicado durante

¿Qué lleva a Pascal Pich a entrenarse sin cesar? ¿Dónde está el límite entre la pasión y la adicción? Además de ser policía, Pich ha dedicado durante años 40 horas semanales al deporte. Bicicleta, natación, carrera a pie, etc… Siempre más rápido, siempre más tiempo.

“Siempre digo que te sientes más vivo. Ya sé que siempre se dice lo mismo pero es la verdad. La bicicleta, la natación… El deporte te hace sentir lleno de energía”, asegura Pich.

Vivir para el deporte. Durante años Pascal Pich ha practicado el ultratriathlón de alto nivel. Cinco veces campeón del mundo, Pich fue capaz de nadar 38 kilómetros, recorrer 1 800 en bicicleta y 420 a pie. En toda su carrera ha batido nueve récords mundiales.

“Me levantaba a medianoche, nadaba cuatro horas y cogía el tren a las cinco de la mañana para ir a trabajar. Volvía a casa, comía y me iba a andar en bicicleta durante tres o cuatro horas. Al final del día corría también dos horas. Y todo volvía a empezar a la medianoche”, explica.

Cuando se realiza deporte el cerebro libera endorfina, es decir, morfina natural. La sensación es de bienestar, de euforia. Pero cuando la actividad física cesa el cerebro libera otra hormona, la dopamina, que activa aquellas zonas del cerebro que están relacionadas con la adicción.

“Uno se siente como flotando, pierde la noción del tiempo, nada le preocupa, es como estar en trance. Podemos llegar a imaginar que algunas personas buscan estar en ese estado constantemente”, explica Francis Chaouloff, neurobiólogo.