Última hora

Última hora

Senegal: el reto de convertirse en un país emergente

La nueva cara de Dakar. La capital de Senegal se encuentra en plena mutación. En los últimos meses han visto la luz numerosas infraestructuras. Otras

Leyendo ahora:

Senegal: el reto de convertirse en un país emergente

Tamaño de texto Aa Aa

La nueva cara de Dakar. La capital de Senegal se encuentra en plena mutación. En los últimos meses han visto la luz numerosas infraestructuras. Otras están siendo construidas. El Gobierno de Senegal confirma su voluntad de unirse al club de países emergentes con la vista puesta en 2035.

“El objetivo es hacer de Senegal un centro de iniciativas en África, sobre todo en la Comunidad Económica de Estados de África Occidental y sus 300 millones de habitantes.
Para ello es necesario continuar mejorando el entorno para los negocios, simplificar los procedimientos y reducir los costes para los inversores. En resumen, hacer de Senegal un destino más competitivo”.

Descubrimos el futuro centro urbano de Diamniadio, una obra inmensa a treinta kilómetros al sur de Dakar. Un elemento clave en la estrategia de desarrollo del país.
El lugar podría generar de 30 à 40 000 empleos directos. La idea es instalar aquí, sobre sus más de 3 000 hectáreas, una gran plataforma industrial, servicios, universidades, hospitales y oficinas administrativas. Pero también una nueva ciudad.

“Aquí, en tres años, habrá 3 000 viviendas para 15 000 habitantes, y 300 oficinas y comercios”, comenta Delphine Gnancadja, jefa de proyecto del Getran Group.

Nos quedamos por la zona. Aquí también ha surgido, en menos de un año, el nuevo centro internacional de conferencias de Dakar.

Y está preparado el nuevo aeropuerto Blaise Diagne, que deberá estar acabado el año que viene. Lo conectarán con Dakar un tren expreso y una autopista. Desde hace dos años está en servicio un primer tramo de 25 kilómetros.

Es la primera autopista de peaje de África Occidental. Ha sido construida en un tiempo récord, 44 meses, por la empresa francesa BTP, en una joint-venture público-privada inédita. Un sistema muy promovido por las autoridades senegalesas.

“Cuando usted mira el mapa de África, Senegal está a 4 ó 5 horas de Europa, 4 ó 5 horas de vuelo de Estados Unidos, 5 ó 6 horas de vuelo de Sudamérica, 6 ó 7 horas de Asia”, asegura Gérard Senac, consejero delegado de Eiffage Senegal. “Así que esto es realmente un eje. Hoy Dakar es el eje de entrada a África”.

El Valle de Diamniadio, como algunos lo llaman, ha comenzado a atraer grandes empresas internacionales.
Es el caso del quinto grupo mundial de servicios informáticos que, desde Marruecos, ha elegido este lugar para establecer su segunda base en África.

“¿Por qué Senegal? Para mí, hay cuatro ventajas”, mantiene Momadou Ndoye, Jefe de Proyectos de ATOS Senegal. “En primer lugar, su estabilidad política, algo muy importante para nosotros, los inversores. La calidad de la formación de sus ingenieros, la calidad de sus infraestructuras de telecomunicaciones, y sus costes de producción, que son menores que en otros países “.

Senegal también ha trabajado para fortalecer la capacidad de su red eléctrica y reducir las tarifas gracias a un mix energético.

Para las PYMES, una ventanilla única reduce a la mitad los retrasos en las conexiones.

“En el primer trimestre de 2015 hemos registrado la tasa de creación de empresas más importante desde hace más de quince años. Y la inversión extranjera directa aumentó un 8% entre 2013 y 2014”, puntualiza Mountaga Sy, consejero delegado de APIX.

Senegal envía señales importantes para atraer a los inversores. Por ejemplo, promete que si alguno de ellos tiene un conflicto comercial en su territorio, este será solucionado en menos de 90 días. Lo que cumple con la norma de la OCDE en la materia.

Otra señal de que las reformas para mejorar el entorno de negocios están empezando a dar sus frutos es que Senegal ha entrado en la lista de los cinco países más reformadores del último ranking del Doing Business. Confirma que en especial los costes del acceso a la propiedad se han reducido.

“Se tomaron dos medidas clave”, mantiene Ahmed Tidiane Ba, director general de la Administración de Impuestos. “La reducción de la tasa de derechos de registro, que pasó del 15% en 2012 al 5% en 2015. Y segunda medida, la simplificación de los procedimientos para la adquisición de inmuebles. Hoy en día, gracias al establecimiento de una ventanilla única, es posible tener la escritura en 72 horas “.

Antes de salir de Dakar, nos acercamos a esta escuela de negocios.
Una institución muy importante en Senegal, ha formado en los últimos veinte años a casi 12 000 jóvenes de unos treinta países.

Aquí los estudiantes crean empresas piloto. Como una muchacha que ha desarrollado un negocio de procesamiento de frutas y hortalizas en zonas rurales.

“En Senegal, las zonas rurales tienen un gran potencial”, dice Khadidiatou Diop. “Es lo que que han organizado las mujeres en Agrupaciones de Interés Económico. Les ayudamos a realizar los embalajes, el etiquetado y la transformación de frutas y hortalizas. Ellas se dedican a la apicultura y a la avicultura. Nosotros las ayudamos a comercializar todo en nuestro sitio de internet de comercio electrónico”.

Las autoridades senegalesas saben que aún hay numerosos desafíos por delante. Son también conscientes de la necesidad de vender sus ventajas y su capacidad reformadora para convertirse en un punto de referencia imprescindible del continente africano.