Última hora

Última hora

La inseguridad laboral se convierte en la norma

Leyendo ahora:

La inseguridad laboral se convierte en la norma

Tamaño de texto Aa Aa

La inseguridad laboral comienza a convertirse en la norma. A grandes rasgos, esa es la principal conclusión del informe “Perspectivas Sociales y de Empleo en el Mundo 2015” que este martes ha presentado la Organización Internacional del Trabajo. En ese estudio se pone de manifiesto que sólo un cuarto de la población activa mundial tiene un trabajo estable. El resto realiza trabajos temporales o de corta duración y, a menudo, sin contrato.

“Es una nueva realidad que hay que concer”, decía el director general de la OIT, Guy Ryder. “Y los legisladores también tienen que saber lo que ocurre, conocer las condiciones en las que se emplea a los trabajadores temporales o a tiempo parcial. Porque sólo así podrán legislar de la manera más adecuada para que esos empleados reciban un trato equitativo”.

Entre los trabajadores asalariados, menos de la mitad (el 42%, según la OIT) dispone de un contrato indefinido. El resto, son trabajadores temporales. Además existen grandes disparidades entre las regiones más desarrolladas y aquellas emergentes o claramente subdesarrolladas.

“El estándar ha cambiado”, continuaba Ryder. “Quizá el futuro y la justicia social por la que lucha la OIT no podrán garantizarse con empleos permanentes como los que disfrutaron nuestros padres y abuelos y que creíamos una herencia. Hemos de pensar en adaptarnos a otras formas de empleo, no tan clásicas como las que concemos hoy en día”.

Según la OIT, la crisis de 2008 ha sido uno de los factores clave para entender esta mutación en el sistema laboral. Trabajos temporales, mayor número de horas, salarios más bajos, menor protección social. En cuanto a la tasa de paro, el índice global se sitúa en el 5,9%, un 13% en el caso de los jóvenes.