Última hora

Última hora

Leyendo ahora:

La ópera se adentra en el problema del cambio climático


le mag

La ópera se adentra en el problema del cambio climático

A menudo se ahonda en los temas como el amor, la guerra o la muerte pero en esta ópera el tema será diferente, el cambio climático.

En la Scala de Milán, los sopranos y barítonos dan vida a esta primera ópera en la que se trata el tema del cambio climático, por eso se llama CO2.

Gracias a sus inquietantes arias y su gran representación el público puede conocer cómo los gases contaminantes afectan a la atmósfera.

Giorgio Battistelli, el compositor de la obra habla acerca del tema elegido:
“CO2 es una ópera que trata la difícil relación, quizás de amor, o de drama… o quizás de abuso de poder, entre la humanidad y nuestro propio entorno”

La obra empieza mostrando a un climatólogo, el doctor David Adamson, lee un documento acerca de sostenibilidad y amenazas medioambientales.

Un gran producción que utiliza constantemente fotos y vídeos.

Robert Carsen, director de la obra comenta:
“La estructura de la ópera se basa en la lectura del doctor Adamson acerca del cambio climático. Esta lectura es la que da vida al espectáculo. El objetivo se vuelve más realista gracias a la utilización de vídeos que dan un dinamismo enorme a la obra y en realidad es lo que estamos buscando”

La lectura del doctor Adamson se interrumpe con escenas de la Biblia, una superficie comercial, un aeropuerto o la Conferencia de Kyoto de 1997.

Anthony Michaels-Moore, el cual lleva a cabo el papel del doctor Adamson, dice:
“Es muy interesante artísticamente hablando. Es un tema muy importante hoy en día y creo que la obra sensibiliza a la audiencia de manera positiva y eso es lo que queremos”

‘CO2’ se canta principalmente en inglés pero se introducen otros idiomas en algunas partes.

El libreto fue escrito por Ian Burton y se podrá ver hasta el 29 de mayo en La Scala de Milán.

Para más información

Selección del editor

siguiente artículo
La música gnawa inunda las calles de Esauira

le mag

La música gnawa inunda las calles de Esauira