Última hora

Última hora

"Eramos pocos y parió la abuela"

Leyendo ahora:

"Eramos pocos y parió la abuela"

Tamaño de texto Aa Aa

Madre ya de 13 hijos, abuela de 7 nietos y con la friolera de 65 años de edad, la alemana Annegret Raunigk, acaba de dar a luz a cuatrillizos en un hospital de Berlín donde reside.

Punto de vista

Los niños me ayudan a manterme joven

Los cuatrillizos, una niña y tres niños, que nacieron tras 26 semanas de gestación y por cesárea, pesan entre 960 y 655 gramos, por lo que permanecen en incubadora pero sus posibiliades de supervivencia son bastante altas aunque no se pueden descartar complicaciones.

Annegret Raunigk tomó la decisión de volver a ser madre para complacer a la hasta entonces más joven de sus hijas Leila, que tiene actualmente 9 años, despues de que ésta le expresara su deseo de tener un hermanito o una hermanita.

Deseo ahora más que cumplido, con hermanita, hermanito y dos más, deseo multiplicado por cuatro, y para ello la sexagenaria se sometió durante el último año y medio a varios tratamientos de inseminación artificial en Ucrania con donantes de esperma y óvulos de dicho país. El último intento fue un éxito total ya que los cuatro óvulos implantados resultaron todos fecundados y Annegret Raunigk decidió no eliminar ninguno.

Los cuatrillizos llegan además con un pan bajo el brazo ya que la feliz parturienta ha vendido la exclusiva a la cadena de televisión privada RTL a quien ya ha declarado “No tengo miedo. Me baso en el principio de que estoy en buena salud y en forma”. Y tan en forma que aún no ha decidido si se jubilará, como le toca, o si seguirá ejerciendo como profesora de inglés y ruso.

Con 17 hijos y 7 nietos trabajo tampoco le falta.