Última hora

Última hora

El futuro de la integración económica euroasiática

La ciudad de Astaná es el lugar en el que la Unión Económica Euroasiática nació el año pasado. Este año unos 10.000 políticos, economistas y expertos

Leyendo ahora:

El futuro de la integración económica euroasiática

Tamaño de texto Aa Aa

La ciudad de Astaná es el lugar en el que la Unión Económica Euroasiática nació el año pasado. Este año unos 10.000 políticos, economistas y expertos de todo el mundo han venido a la capital de Kazajistán para debatir sobre la situación y el futuro de la integración euroasiática”.

Un tema clave del Foro Económico celebrado en Astaná fue ¿qué han ganado y perdido los países que se han integrado en la Unión Económica Euroasiática?

La UEE está formada por cinco miembros. Rusia, Bielorrusia, Kazajistán, Armenia y recientemente Kirguistán, que se adhirió el 20 de mayo.

Para esta república la decisión no fue fácil, ya que muchos de sus habitantes se ganan la vida vendiendo productos comprados en China. Tras unirse a la UEE, los derechos aduaneros subirán y estas operaciones ya no serán tan rentables.

“La época de comprar y vender ya es algo del pasado. Ahora ha llegado el momento de la integración industrial. La primera ventaja que traerá nuestra membresía en la UEE para nuestros ciudadanos que viven en el extranjero es que no necesitarán un permiso de trabajo. La segunda ventaja es que habrá más integración y cooperación entre empresas de la industria minera, el sector energético etc.”, explica Zhirgalbek Sagynbaev, presidente de la Unión de Industriales y Emprendedores de la República de Kirguistán.

La nueva alianza económica tiene una población total de 180 millones de personas y un PIB de 4 billones de dólares. Un mercado de semejante tamaño tiene un gran potencial para atraer a inversores extranjeros, aunque aún es pronto para hablar de cifras.

“La creación de un mercado único de servicios y el libre movimiento de bienes ya están en marcha. ¿Cuándo veremos los resultados? No antes de un año. Seis meses no es suficiente para que se dé un crecimiento significativo del número de inversiones o en el volumen del comercio. Especialmente teniendo en cuenta que la creación de la Unión Económica Euroasiática ha coincidido con un clima complicado de crisis económica”, declara Timur Suleimenov, ministro de Economía y Política Financiera de la Comisión Económica Euroasiática.

Avanzando en contra de un entorno económico complicado

La puesta en marcha de la UEE ha coincidido con un periodo de dificultades económicas en Rusia. Las sanciones contra Moscú por la anexión de Crimea han afectado a las economías de los países miembros. Una parte importante de los ingresos de Rusia y Kazajistán procede del petróleo y la bajada de precios afectó al crecimiento del país kazajo.

Además, debido a la rápida devaluación del rublo, los bienes rusos bajaron de precio, poniendo contra las cuerdas a los productos de otros países de la Unión. Así lo explica Rakhim Oshakbayev, vicepresidente de la Cámara Nacional de Emprendedores de Kazajistán: “Muchos productores kazajos no pueden competir debido a esta devaluación. Hemos pedido a nuestro gobierno que considere la situación como una amenaza para la seguridad económica nacional, como un asunto importante pero sin politizarlo, y que imponga restricciones comerciales de forma temporal”.

Pese a ello, según las previsiones del Banco Mundial, los integrantes de la Unión Económica Euroasiática lograran un aumento de su PIB este año. Los miembros han dado un primer paso para crear mercados únicos de electricidad y medicamentos. A partir de 2016 empezarán a eliminar restricciones en el transporte interno de mercancías. Además, la UEE va a firmar un acuerdo de libre comercio con Vietnam y no se descarta que en un futuro se una Tayikistán.