Última hora

Última hora

Protagonistas recuerdan la tragedia de Heysel en su trigésimo aniversario

Hace 30 años 39 personas, 39 aficionados al fútbol, murieron en el estadio de Heysel en Bruselas en la final de la Copa de Europa del 85 entre

Leyendo ahora:

Protagonistas recuerdan la tragedia de Heysel en su trigésimo aniversario

Tamaño de texto Aa Aa

Hace 30 años 39 personas, 39 aficionados al fútbol, murieron en el estadio de Heysel en Bruselas en la final de la Copa de Europa del 85 entre Juventus y Liverpool: 34 italianos, dos belgas, dos franceses y un británico fallecieron en en los gravísimos incidentes que tuvieron lugar en el viejo estadio de la capital belga.

Y algunos de sus protagonistas la recuerdan vívidamente. Como Stefano Tacconi, que era el portero de la escuadra italiana: “Dentro del vestuario nadie sabía qué era lo que había pasado, pero sabíamos que había muerto gente, se decía que uno, cuatro, cinco, seis muertos; no sabíamos cuántos. Tras el partido supimos la cifra exacta. Los jugadores tuvimos muchas críticas por celebrar la victoria, pero también nos obligaron a quedarnos a celebrar con los aficionados de la Juventus para evitar que salieran al mismo tiempo que los aficionados al Liverpool”.

El estadio fue rebautizado como rey Balduino y no tiene ninguna similitud con el aspecto que presentaba hace treinta años. El periodista Maurizio Crosetti vivió también la tragedia en primera persona: “Lo peor fue ver una persona muriendo, nunca había visto a alguien muriendo. Puede que hayas visto un cadáver, pero alguien que está muriendo mucho peor. Y también recuerdo a una joven de apenas 16 años, la chica más joven que murió, recuerdo su cuerpo en el suelo”.

“La verdad es que el partido nunca debió disputarse porque no se daban las condiciones para hacerlo en ese espacio”, asegura Stefano Landino, sobrino de uno de los fallecidos. “En un estadio ruinoso, destrozado, sin protecciones, sin policía ni orden”.

En los prolegómenos del encuentro dos centenares de hoolingans británicos, la mayoría ebrios, acorralaron en una zona del estadio a los hinchas italianos.
Tanto el muro de la gradería como las vallas fijas cedieron desencadenando la avalancha mortal. El partido llegó a disputarse con numerosos cadáveres en el recinto.