Última hora

Última hora

Nicolas Sarkozy lanza su asalto al Elíseo

El expresidente francés, Nicolas Sarkozy, culminó el pasado fin de semana la refundación del movimiento conservador para transformarlo en un

Leyendo ahora:

Nicolas Sarkozy lanza su asalto al Elíseo

Tamaño de texto Aa Aa

El expresidente francés, Nicolas Sarkozy, culminó el pasado fin de semana la refundación del movimiento conservador para transformarlo en un trampolín personal que le permita “recuperar la jefatura del Estado”:

Punto de vista

Si no somos capaces de reinventar el pacto republicano, pueden cambiar de nombre todas las veces que quieran, pero no cambiará nada.

Nicolas Sarkozy. Presidente del Movimiento Los Republicanos:
“Tenemos que hacer que se vuelva a confiar en el colegio, en la economía, en la sociedad, en la familia, en la justicia. Es el objetivo que nos hemos fijado al elegir el nombre de Los Republicanos. Devolver la confianza a quienes la han perdido es el principal reto que un movimiento político puede lanzarse a sí mismo.”

Con el apoyo del 83,28% de los militantes, la Unión por un Movimiento Popular ha pasado a llamarse Los Republicanos. Una catársis necesaria en un día que Sarkozy calificó de renovación y de renacimiento.

Alain Juppé. Exprimer primer ministro:
“Había que pasar página porque la UMP pasó por años turbulentos y difíciles, por tanto es un nuevo impulso pero bajo los mismos principios reunificadores”

La entronización de Sarkozy como líder de los conservadores le coloca en posición de fuerza como candidato de su partido al Elíseo frente a los exprimeros ministros François Fillon y Alain Juppé, sus principales rivales en las primarias de 2016.

Alain Juppé:
“Es cierto que Nicolas Sarkozy tiene al partido. Yo, por ahora, a la opinión. Pero estoy organizando mi PYME, y a veces las PYMES son más eficaces que las grandes empresas que cotizan en bolsa.”

Más allá de los cambios superficiales, algunos miembros de la formación conservadora piden “cambios profundos”:

.

Pierre Lellouche. Miembro de la antigua UMP:
“Si no somos capaces de reinventar el pacto republicano en términos de lo que se llama modelo económico y social por una parte y de identidad por otra, pueden cambiar de nombre todas las veces que quieran, pero no cambiará nada.”

Aunque ha habido más de un centenar de querellas por apropiación indebida del ADN de la democracia francesa, la justicia ha autorizado al partido de Sarkozy llamarse Los Republicanos. Y las críticas no cesan:

Manuel Valls. Primer ministro de Francia:
“No sólo intenta herir a los adversarios políticos, cosa que sucede en ocasiones en la vida política, está hiriendo inútilmente al país.”

Para los detractores de Sarkozy, el cambio de nombre es un burdo intento de desvincularse de los escándalos por la financiación irregular de la formación, su enorme deuda o de las causas judiciales por corrupción que tiene pendientes.