Última hora

Última hora

En el puerto tunecino de Zarzis pescan hombres

En el puerto tunecino de Zarzis no sólo se pescan peces, también hombres. Desde hace varios años, los pescadores arriesgan sus vidas para salvar las

Leyendo ahora:

En el puerto tunecino de Zarzis pescan hombres

Tamaño de texto Aa Aa

En el puerto tunecino de Zarzis no sólo se pescan peces, también hombres. Desde hace varios años, los pescadores arriesgan sus vidas para salvar las de miles de refugiados e inmigrantes que sin su ayuda hubieran muerto ahogados.

“Libia está hacia el noreste. A unos 40 o 50 kilómetros”, explica Chamseddine Bourassine, un héroe hasta ahora anónimo. Junto a otros compañeros, está en la primera línea de un desastre humanitario que no para de crecer.

“¿Cuántos he rescatado? He salvado a entre 350 y 400 personas. Todos los barcos de aquí han salvado vidas. La última vez rescatamos a 250 personas a bordo de cuatro barcos”, dice.

Calcula que en total habrá salvado a más de un millar de inmigrantes. Lamenta la falta de ayuda de las autoridades y reconoce que le cuesta dinero, porque debe interrumpir su trabajo.

Uno de los refugiados que le deben la vida es el joven somalí Rachid Merany, de 19 años. Apenas unas horas después de partir de la costa libia comenzó a entrar agua en su barco.

“El barco se hundía y vi a los pescadores. Nos dijeron que nos sentáramos en el barco. Todos gritaban ‘¡Ayúdame, ¡Ayúdame!’. Pensé que iba a morir”, cuenta.

Al menos 1.800 personas han perdido la vida en el Mediterráneo este año, en su intento de llegar a Europa para escapar de la guerra, la violencia o la miseria.