Última hora

Última hora

Bora Bayraktar, corresponsal de Euronews en Estambul, valora los resultados de las elecciones turcas

Siga a Bora Bayraktar en Twitter en @Bora_Bayraktar

Leyendo ahora:

Bora Bayraktar, corresponsal de Euronews en Estambul, valora los resultados de las elecciones turcas

Tamaño de texto Aa Aa

Los electores turcos han dicho su última palabra y han terminado con el poder absoluto que el AKP detentaba desde hacía 13 años.

Turquía parece haber iniciado el regreso a la época de las coaliciones. El AKP ha perdido 9 puntos y 68 diputados respecto de las anteriores elecciones en 2011.

El ganador moral de estos comicios es el partido prokurdo HDP, Partido Democrático de los Pueblos. Con el 13 por ciento de las papeletas, el HDP no sólo se ha beneficiado del voto kurdo, sino que ha obtenido apoyos entre otros sectores de la oposición.

Pero ¿Qué significan estos resultados exactamente?, ¿Cúal es el mensaje que envían los electores? Para empezar, quieren ver a los partidos kurdos en una esfera legítima.

Otro aspecto importante de esta cita con las urnas es que los electores han resistido a las ideas impuestas y a la voluntad del Presidente de conducir a Turquía a un sistema presidencialista.

El pueblo turco ha dicho no a un giro presidencialista al retirar la mayoría que el AKP necesitaba para reformar la Constitución y cambiar el sistema parlamentario. Ni siquiera le han dado votos suficientes para gobernar en solitario. El mensaje que el electorado envía a los políticos es: reconciliaros entre vosotros.

Pero, todo esto no quiere decir que los resultados del AKP sean malos. El Partido Justicia y Desarrollo sigue siendo la formación más votada del país. Esto puede interpretarse como un reconocimiento de los votantes del desarrollo económico y las reformas realizadas por el AKP.

En cuanto al mayor problema de Turquía, el problema kurdo, los electores han expresado que quieren que se resuelva en el Parlamento.

En definitiva, en estas elecciones del 7 de junio, el pueblo turco ha enviado varios mensajes claros, pero paradójicamente los comicios dejan un enigma difícil de resolver: O los partidos se sientan a negociar o habrá que repetir las elecciones.