Última hora

Última hora

Los científicos del CERN a la conquista de la "nueva física"

Leyendo ahora:

Los científicos del CERN a la conquista de la "nueva física"

Tamaño de texto Aa Aa

Los científicos del Centro Europeo para la Investigación Nuclear (CERN) escriben ya una nueva página en la historia de la física. Tras 27 meses de

Los científicos del Centro Europeo para la Investigación Nuclear (CERN) escriben ya una nueva página en la historia de la física. Tras 27 meses de parón, el Gran Colisionador de Hadrones funciona a pleno rendimiento, con una energía récord.

La semana pasada, el acelerador de partículas comenzó a suministrar datos, que se cree abrirán una nueva era en el mundo de la física. El objetivo final: conocer mejor nuestro universo.

“Estamos viviendo un momento fantástico: con una energía de colisión a 13 teraelectronvoltios”, ha declarado Rolf Heuer, Director General saliente del CERN.

“¡El Gran Colisionador ha vuelto al negocio!”, ha señalado Giulia Papotti, ingeniera.

Han sido más de dos años de reparaciones y mejoras. El resultado: una energía que dobla la utilizada en su primera fase de funcionamiento. Entonces, se descubrió el Bosón de Higgs, la llamada Partícula de Dios.

¿Cuál es el reto ahora? Desentrañar los misterios de una gran desconocida: la materia oscura, que representa el 25% del universo.

Los científicos del CERN saben que el acelerador de partículas está listo para este gran desafío.

“El mejor barco del mundo. El más poderoso. El mejor equipo del mundo. Y ahora estamos listos para la siguiente expedición”, ha dicho Sergio Bertolucci, Director de Investigación y Computación.

“Esta es la recompensa a años de duro trabajo. La gente se ha estado preparando para esto durante más de dos años”, ha señalado Paolo Giubellino, portavoz de experimentos ALICE.

“Es el comienzo de una nueva aventura. Estoy muy contento porque después de más de 24 meses, las pruebas de energía, puesta en marcha de los haces, estamos a tiempo y tenemos buenos resultados”, ha declarado Frédérick Bordry, director de aceleradores.

El Gran Colisionador de Hadrones, situado bajo la frontera franco-suiza, tiene 27 kilómetros de largo. Los haces de protones viajan por tubos paralelos en direcciones opuestas a una velocidad cercana a la de la luz.

Las colisiones han comenzado a arrojar datos, aunque es poco probable que se produzca un nuevo descubrimiento hasta medidados de 2016.

El acelerador de partículas se apagó a principios de 2013, para mejorarlo. Su potencia actual es dos veces mayor que cuando se descubrió el Bosón de Higgs, en 2012. Por lo que los científicos consideran que estamos a las puertas de la llamada “nueva física”.

El Bosón de Higgs es una partícula elemental, que se encarga de dar masa a todas las demás. Los profesores François Englert y Peter Higgs recibieron el premio Nobel de Física, en 2013, por su descubrimiento.

“Es un importante punto de partida. Ahora, esta mayor energía nos permitirá abordar cuestiones pendientes en la física de partículas”, ha explicado Fabiola Gianotti, directora general electa del CERN, que comenzará a ejercer sus funciones el próximo diciembre.

“Las nuevas investigaciones en el terreno de las partículas, vamos a llevarlas a cabo este año y los próximos dos años. Realmente espero que podamos avanzar en el conocimiento de la materia oscura y las medidas astronómicas de la ausencia de materia en el universo, algo que no entendemos muy bien” ha declarado Rob McPherson, portavoz de ATLAS.

Obtener respuestas a los principales misterios del universo llevará algunos años más de recopilación y análisis de datos. Pero los científicos del CERN tienen una cosa clara: estudiando lo infinitamente pequeño serán capaces de entender lo infinitamente grande.