Última hora

Última hora

Gluck vuelve al primer plano de la mano de Cecilia Bartoli

Leyendo ahora:

Gluck vuelve al primer plano de la mano de Cecilia Bartoli

Tamaño de texto Aa Aa

“Rezo a los dioses todopoderosos” es el tema elegido para el festival Whitsun en Salzburgo por la directora artística Cecilia Bartoli. La famosa

“Rezo a los dioses todopoderosos” es el tema elegido para el festival Whitsun en Salzburgo por la directora artística Cecilia Bartoli. La famosa mezzosoprano ha añadido otra heroína a su repertorio, la torturada sacerdotisa de la “Ifigenia en Táuride” del alemán Christoph Willibald Gluk.

Era un deseo muy fuerte de Cecilia Bartoli el devolver al compositor alemán al centro de las escena: “Gluck… siento que es un compositor que merece más popularidad”, explica para las cámaras de Musica. “Está claro que Gluck fue uno de los compositores más importantes de su tiempo. Wagner fue un gran admirador de Gluck, Berlioz fue un gran admirador también”.

La ópera más famosa de Gluck se estrenó en París en 1779. Los directores de escena de esta reedición, Moshe Leiser y Patrice Caurier, admiran también a este ‘reformador de la ópera’.

“La gran revolución de Gluck fue traer al primer plano el texto, y escribir una música que pueda servir al texto, que obliga a los espectadores a escuchar el texto, y que puede a través de la palabra llegar al alma y a la emoción”, puntualiza Leiser.

“No estamos aquí para agradar con vestidos bonitos o maquillaje”, asegura Bartoli. “Estamos contando una historia, que es terrible. Al mismo tiempo creo que puedes enseñar la emoción. Se puede llegar a un sentimiento tan profundo… y estamos tan expuestos…”.

La ópera cuenta la historia mítica de Ifigenia, que es obligada a cometer un asesinato sacrificial. Un reto como personaje. “Cecilia es una intérprete que va a ir al fondo de las cosas, y Gluck solamente puede cobrar vida si se va al fondo de las cosas”, comenta Caurier.

Leiser añade: “Gluck escribió una música absolutamente sublime mientras que los personajes viven situaciones horribles (…) La razón por la que la música es bella es porque los personajes se resisten a su destino, porque sus personajes están en confrontación con unos dioses a los que les divierte verlos sufrir”.

Uno de los momentos favoritos de Bartoli es la muy emotiva aria “La triste Ifigenia”: “Todo el mundo, muerto. Terrible”, dice Bartoli. Ella todavía está ahí y… ¿cuál es la esperanza de Ifigenia? No hay esperanza, no queda nadie. Creo que es una de las escenas más bellas de la historia de la ópera”.

Para acceder a más partes de la entrevista con la mezzosoprano Cecilia Bartoli y los directores de escena Moshe Leiser y Patrice Caurier haga click en el siguiente enlace:

Cecilia Bartoli devuelve a Gluck al primer plano