Última hora

Última hora

Aviones: guía para entender las nuevas normas del equipaje de mano

Leyendo ahora:

Aviones: guía para entender las nuevas normas del equipaje de mano

Tamaño de texto Aa Aa

Las compañías aéreas barajan establecer unas nuevas medidas para el equipaje de mano y estandarizar así el tamaño de las maletas que subimos con nosotros a bordo los aviones.

Todo ello después de que la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, IATA, haya anunciado sus nuevas directrices para un equipaje de mano “óptimo”.


Un tamaño que sería de 55cm de alto, 34cm de ancho y 19cm de profundidad. Su objetivo, aseguran, es que todo el mundo pueda guardar su equipaje de mano a bordo de los aviones. Actualmente no hay unas reglas fijas, cada aerolínea tiene sus propios tamaños a la hora de aceptar el equipaje. Sirva como ejemplo esta comparativa:

  • Proposición de medidas de la IATA: 55cm X 35cm X 20cm = 38500cm cúbicos de volumen
  • British Airways permite actualmente: 56cm X 45cm X 25cm = 63000cm cúbicos de volumen
  • Air France permite: 55cm X 35cm X 25cm = 48125cm cúbicos de volumen
  • Easyjet permite: 56cm X 45cm X 25cm = 63000cm cúbicos de volumen
  • RyanAir autoriza: 55cm X 40cm X 25cm = 44000cm cúbicos de volumen

Estas nuevas directrices no son vinculantes, pero un gran número de aerolíneas, incluidas Lufthansa, Emirates y Qatar Airways ya han dicho que están dispuestas a seguirlas. Por su parte, Air Canada y WestJet han señalado que no variarán su política en este tema.

¿Qué puede ocurrir si mi equipaje de mano es demasiado grande?

Si la bolsa de equipaje supera el límite de la IATA y el vuelo está lleno, tiene muchas posibilidades de que el equipaje termine en la bodega del avión. Como la directriz aún no está implementada no está claro del todo lo que podría ocurrir y dependerá de cada línea aérea. No hay que descartar que algunas de ellas obliguen al viajero a pagar un suplemento.

Si finalmente estas directrices se convierten en obligatorias muchos pasajeros se verán, además, obligados a comprar nuevas maletas que cumplan con los requisitos. Según la IATA “varios grandes fabricantes han desarrollado ya productos que cumplen con las medidas propuestas. Un equipaje que debería estar disponible en las tiendas minoristas a finales de este año”.

¿Cuáles son los potenciales beneficios?

La IATA dice que trata de mejorar la experiencia del pasajero a bordo del avión. Las aerolíneas están tratando de aumentar el número de asientos en los aviones, pero no están haciendo lo mismo con el espacio destinado al equipaje de mano. Como, además, muchas aerolíneas cargan elevadas tarifas por hacer el check-in del equipaje muchas personas optan por llevar sus maletas consigo a la cabina. En un avión con 120 pasajeros es bastante frecuente ver como los últimos 20 pasajeros se ven obligados a meter su equipaje de mano en la bodega. La IATA asegura que siguiendo sus directrices todos los viajeros podrán llevar sus equipajes consigo en los compartimentos superiores al tiempo que evitaría conflictos entre los pasajeros, contrariados por no poder llevar su equipajes, y la tripulación del avión. Esto, dicen, ahorraría tiempo y reduciría los retrasos.

“Se debe acelerar el proceso de embarque, que los pasajeros sepan con toda seguridad que no tendrán problema con su equipaje, hay que reducir los enfrentamientos entre los empleados de las compañías y los viajeros. Además conseguiremos ahorrar tiempo ya que ahora no tendrán que estar trasladando maletas de la cabina a la bodega. Vemos que así todo el mundo gana”, señala el vicepresidente senior de IATA, Tom Windmuller.

¿Qué reacciones ha tenido la propuesta?

La industria ha acogido, hasta el momento, con cautela la propuesta. Según algunos observadores la propuesta está en una “zona gris” ya que “todas las compañías deberían seguir las mismas reglas”. Para otros son las “compañías aéreas las que han creado el problema al tratar de meter más asientos en los aviones”. Así lo señala el consultor de viajes Henry Harteveld a Associated Press. “Una vez más las compañías aéreas han encontrado la manera de hacer que un problema suyo se convierta en un problema del pasajero, y un problema que, además, resulta caro”.