Última hora

Última hora

El Cairo celebra un festival que promueve el respeto entre religiones

Leyendo ahora:

El Cairo celebra un festival que promueve el respeto entre religiones

Tamaño de texto Aa Aa

Este evento colorido se desarrolla el 12 de junio en las calles del barrio histórico del Cairo y se llama el Festival Daraweesh. Lo celebran cada año

Este evento colorido se desarrolla el 12 de junio en las calles del barrio histórico del Cairo y se llama el Festival Daraweesh.
Lo celebran cada año las tres religiones monoteístas de Egipto.
Gracias a esta fiesta los participantes pueden descubrir la mezquita de Amr ibn al’As, la iglesia de San Jorge y la sinagoga de Ben Ezra.

Los organizadores del festival promueven el respeto mutuo entre los musulmanes, los cristianos y los judíos, sobre todo entre los jóvenes.

En el evento tocaron diferentes grupos musicales que representaron algunos bailes típicos como por ejemplo el Tahteeb.

Aya Alaa, es una de las organizadoras del evento. Ella recalca:
“Aquí se puede encontrar gente de diferentes creencias religiosas. Musulmanes y cristianos. En esta ocasión visitamos los templos y aprendimos cosas acerca del judaísmo, por ejemplo”.

Una de las actuaciones más esperadas fue la de ‘Nuba Nour’, un grupo de cantantes y percusionistas del Cairo que toca música tradicional de las montañas de Nuba, al sur de Egipto.
En esta zona existen diferentes grupos tribales que incluso hablan diferentes idiomas.
La banda Nubian es muy apreciada por el pueblo egipcio.

Varios espectadores hablan acerca de sus impresiones:
“Me gustó mucho lo que vi hoy. Conocí gente, hice amigos y vi danzas que nunca había visto”

“Cuando vi la mezquita, la iglesia y la sinagoga sentí que esas religiones reflejan como es egipto y sus habitantes y eso me hace sentir bien”

La música de Mawlawiyah llegó para cerrar el Festival, de la mano del cantante Amer Eltony, uno de los pioneros en este estilo.
Ellos interpretaron la ‘Tanoura’, un baile folclórico que se suele representar en los festivales egipcios de Sufi.
En este espectáculo, los bailarines pasan horas rodeando al cantante, el cual hace que ellos dejen a un lado cualquier tipo de emoción terrenal y entren casi en éxtasis.