Última hora

Última hora

La reforma electoral en Hong Kong

Durante 79 días, miles de personas bloquearon las principales calles de Hong Kong. El movimiento de los paraguas une a los opositores al plan de

Leyendo ahora:

La reforma electoral en Hong Kong

Tamaño de texto Aa Aa

Durante 79 días, miles de personas bloquearon las principales calles de Hong Kong. El movimiento de los paraguas une a los opositores al plan de reforma electoral, avalado por Pekín, cuyo centro neurálgico es la gobernanza de la ciudad.

Actualmente, el jefe del Gobierno de Hong Kong, llamado Consejo Ejecutivo, es elegido por un Comité Electoral de 1.200 miembros, mayoritariamente afines a Pekín.

La reforma propone que el comité de 1.200 miembros nombre a tres candidatos que luego se someterán al sufragio directo de los 5 millones de residentes permanentes de Hong Kong.
Para los detractores de la reforma, este filtro supone una falsa democracia, y reclaman la eleccion por sufragio universal directo del jefe de Gobierno de Hong Kong respaldándose en la Ley Básica vigente en la ciudad.
Esta es la respuesta hace un año del actual jefe de Gobierno de la ciudad:

Leung Chun-Ying:
“El Gobierno regional de la región administrativa especial de Hong Kong no puede hacer algo que no esté contemplado en la Ley Básica. La política es el arte de lo posible y tenemos que trazar una línea entre lo posible y lo imposible.”

Todo es una cuestión de interpretación de esta Ley Básica, que es una suerte de constitución heredada de la época en que la ciudad era una colonia británica. Durante la retrocesión de Hong Kong a China en 1997, Pekín se comprometió a mantener, durante 50 años, su autonomía y los derechos y libertades individuales de sus habitantes bajo el principio “un país dos sistemas”. La ciudad ha conservado su economía de mercado capitalista, pero no tiene ninguna competencia en política Exterior ni en Defensa.