Última hora

Última hora

Gases de efecto invernadero y cambio climático

Aumenta la alarma sobre el cambio climático. Los gases de efecto invernadero se consideran la clave del problema. ¿Qué lugar ocupan cada uno de

Leyendo ahora:

Gases de efecto invernadero y cambio climático

Tamaño de texto Aa Aa

Aumenta la alarma sobre el cambio climático. Los gases de efecto invernadero se consideran la clave del problema. ¿Qué lugar ocupan cada uno de ellos? ¿Qué son los gases de efecto invernadero?

En esencia son todos aquellos que en la atmósfera, dificultan, filtran o disminuyen la radiación solar. Absorben los rayos infrarrojos del sol y en principio el efecto invernadero es un proceso natural que mantiene la temperatura constante en la tierra a aproximadamente 15 ° C en lugar de estar a -18ºC de no existir el efecto. El problema se inicia paralelamente al desarrollo de la industria desde el siglo XVIII, desde la Revolución Industrial. La consecuencia dos siglos después es el cambio climático.

Los ecosistemas, como los bosques y los océanos pueden absorber una cierta cantidad de gases de efecto invernadero y convertirlo en oxígeno. Pero es la acidificación lo que de vuelta en mar y tierra en forma de lluvia destruye el hábitat de algunas especies marinas. La concentración de CO2 ha aumentado un 30% en un siglo provocando un recalentamiento de la superfecie del planeta.

Entre los motivos que han causado el desequilibrio climático está la deforestación de grandes áreas. algo que ha reducido la cantidad de gases de efecto inverdanero que pueden ser absorbidos y neutralizados por la naturaleza.

Principales gases de efecto invernadero

Los gases de efecto invernadero son de origen natural o consecuencia de la intervención humana.

  • Vapor de agua (H2O), el más presente de los gases de efecto invernadero en la atmósfera. Es por definición el gas de invernadero natural. El contenido de agua en el aire depende de la temperatura. Con el aumento de las temperaturas el contenido de vapor de agua en la atmósfera aumenta y como consecuencia empeoran los efectos de otros gases de efecto invernadero.
  • Dióxido de Carbono (CO2) El CO2 es un gas que se produce por la quema de combustibles fósiles como el carbón o el petróleo. El dióxido de carbono es la causa de la mayor parte del efecto invernadero causado por la actividad industrial. En Amazonia y el sudeste de Asia, se produce masivamente por la quema de los bosques tropicales.
  • Metano (CH4) Las principales fuentes de metano son el material orgánico degradado que se produce en la ganadería, en el cultivo de arroz, en los vertederos y en las explotaciones petrolíferas y gasísticas.
  • Dióxido de nitrógeno (N2O) El óxido nitroso se produce y se libera principalmente en la agricultura y algunos procesos de la industria química.
  • Gases fluorados. Se utilizan principalmente como propelentes y refrigerantes. Han contribuido a la destrucción de la capa de ozono y tras varias campañas de organizaciones ambientalistas su uso se ha reducido considerablemente desde 1990.
  • Ozono (O3) Es un contaminante muy agresivo. Sin embargo el ozono de origen natural en las capas altas de la atmósfera es beneficioso porque sirve de filtro protector de los rayos ultravioleta solares.

¿Cuales son los países responsables?

Según la NASA, en 134 años de registros oficiales, los 10 años donde se han registrado temperaturas más altas están comprendidos entre 2000, con la excepción de 1998, y 2014 que rompió todos los récords.

Datos, imágenes y cifras que certifican la gravedad de la situación.

El aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero es la principal causa del cambio climático. Desde el comienzo de la Revolución Industrial en el siglo XVIII, los niveles de dióxido de carbono han aumentado casi un 40% y el 150% los de metano.

Los estados más contaminantes del planeta

¿Cuáles son las causas del cambio climático?

Existen diferentes causas del cambio climático. Estos incluyen la quema de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas natural. La deforestación es otro de los motivos mayores. El aumento de la ganadería, especialmente ganado vacuno y ovino, que producen una gran cantidad de metano, también provoca gases de efecto invernadero. Otro factor en la agricultura es el uso de fertilizantes que contienen nitrógeno. Otra razón son los denominados gases fluorados (CFC). Se liberan en pequeñas cantidades en la atmósfera, pero su efecto es aún más duradero y perjudicial.

¿Qué actividades aceleran el cambio climático?

  • Industrias energéticas de combustibles fósiles: carbón, petróleo y gas.
  • Deforestación.
  • Ganadería.
  • Fertilizantes nitrogenados.
  • Gases fluorados. Entre ellos los utilizados en la industria frigorífica.

Estos son los sectores industriales más contaminantes del planeta según Eurostat

Consecuencias del calentamiento global

  • Acidificación de los oceános.
  • Alteraciones en el crecimiento y desarrollo de plantaciones.
  • Degradación de la capa protectora de ozono.

La insuficiente respuesta internacional

Las medidas de respuesta se toman en foros internacionales en donde los estados no atacan sus propios intereses básicos. No se trata de razón o de ética sino de modelos de desarrollo y políticas industriales. Algo que explica la timidez y limitado alcance de los principales acuerdos, tan indispensables hasta ahora como insuficientes en el futuro. Sin embargo la presión multidisciplinar desde todos los campos científicos y el convencimiento de la gravedad de la situación provoca un seguimiento contínuo de las acciones de cada país.

En 1987 el Protocolo de Montreal prohibió el uso de determinados gases fluorados. La Unión Europea presentó una propuesta en abril de 2015 para promover también una reducción en el uso de los hidrofluorocarbonos (HFC).

En la última cumbre del G-7 en Alemania, se ha elaborado un objetivo muy ambicioso: poner fin a la utilización de combustibles fósiles a final de este siglo. La organización ecologista Greenpeace defiende incluso la anticipación de la meta para 2050. Euronews dio una visión general de los objetivos a alcanzar.

El Protocolo de Kyoto, firmado en 1997, establece objetivos concretos para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Es una extensión de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. El acuerdo prevé la cooperación entre los países, en particular en la reforma del sector de la energía, la promoción de las energías renovables y la protección de los bosques.