Última hora

Última hora

Un minuto con 61 segundos

Leyendo ahora:

Un minuto con 61 segundos

Tamaño de texto Aa Aa

El pasado martes, 30 de junio, fue un segundo más largo de lo habitual ya que el Servicio Internacional de la Rotación Terrestre y Sistemas de

El pasado martes, 30 de junio, fue un segundo más largo de lo habitual ya que el Servicio Internacional de la Rotación Terrestre y Sistemas de Referencia (SYRTE), con sede en París, decidió añadir un segundo más a los relojes mundiales.

El minuto antes de la medianoche duró 61 segundos.

Este “segundo intercalar” como es denominado, sirve para ajustar los pequeños desfases horarios producidos por la velocidad gravitatoria de la Tierra.

En este caso, la rotación terrestre sufrió un pequeño retraso respecto al reloj atómico.

“La rotación de la tierra no es segura, es frívola, no tiene regularidad, sufre variaciones. Tantas que de vez en cuando necesitamos ajustar los relojes. Como no podemos cambiar la rotación de la Tierra, cambiamos el Tiempo Universal Coordinado (UTC) añadiendo un segundo”, explica Daniel Gambis, astrónomo y responsable de SYRTE.

Desde principios de 1972 se han realizado 27 ajustes. Pero, aunque no afecta a nuestra vida diaria, estos ajustes pueden provocar problemas, como cuenta el codirector de Syrte en el Observatorio de París, Sebastien Bize.

“Hoy en día hay cada vez más redes, comunicaciones, internet, sistemas complejos que usan a su vez sistemas automáticos, que dependen de una sincronización y hora precisas. Es en esos sistemas en los que una operación como esta de ajuste de menos de un segundo puede causar problemas”.

Puede que sea el último ajuste a corto plazo. Los expertos llevan varios años discutiendo el abolir o no este segundo intercalado y sustituirlo por un nuevo modelo de medición del tiempo.