Última hora

Última hora

Sarajevo: el combate por la verdad

Sarajevo, símbolo de la resistencia durante la guerra de Bosnia, se ha convertido en una parada obligada para los que informan, documentan y analizan

Leyendo ahora:

Sarajevo: el combate por la verdad

Tamaño de texto Aa Aa

Sarajevo, símbolo de la resistencia durante la guerra de Bosnia, se ha convertido en una parada obligada para los que informan, documentan y analizan las guerras actuales, pero también para quienes cubrieron el conflicto en los Balcanes. Este año, la ciudad ha acogido la segunda edición del festival Warm sobre crímenes de guerra y conflictos.
Vildana Selimbegovic vivió el asedio desde la redacción del periódico Oslobodenje, que defendía el multiculturalismo.

Vildana Selimbegovic. Redactora jefa de Oslobodenje :
“Durante los mil y pico días que duró el asedio de Sarajevo, Oslobodenje salió todos los días pese a que estábamos en la línea del frente. La redacción y la imprenta seguían funcionando, lo que quiere decir que el periódico llegaba a sus lectores aquí y en todo el planeta.”

Integrada por artistas, reporteros, periodistas, cineastas, activistas e investigadores, WARM sigue fiel a la idea inicial: colaborar en la defensa de los derechos humanos, y alertar de las consecuencias del belicismo y los conflictos armados

Suada Kapic ha digitalizado los documentos de cuatro años de asedio. Ha elegido recibirnos en un lugar simbólico, la llamada “tierra de nadie”, donde adentrarse durante la guerra era arriesgar la vida.

Suada Kapic:
“Estuve cuatro años mirando y aprendiendo qué es exactamente una catástrofe, cómo sobrevivir en condiciones imposibles: tiroteos las 24 horas del día, francotiradores permanentemente al acecho, y todo sin comida ni agua, sin luz, por supuesto. Tampoco había vida normal, ni colegios ni instituciones que funcionaran, es pasar cuatro años de tu vida intentando hacer las cosas normales en condiciones increíblemente difíciles. Creo que los habitantes de Sarajevo demostraron su enorme talento en la supervivencia.”

Esad Gotovusa tiene ese talento. Técnico de la televisión bosnia, montó una unidad móvil en su camioneta para recorrer Sarajevo e improvisó un estudio con material que le dieron equipos extranjeros. También consiguió emitir la señal de televisión por frecuencias de radio, ya que los emisores estaban destruidos.

Esad Gotovusa. Jefe del equipo técnico de la televisión bosnia:
“En pocas palabras, era una situación bastante compleja. Lo hacíamos todo con un equipo analógico, grabábamos y montábamos a toda prisa y volvíamos.”

El certamen audiovisual y artístico tiene previsto ampliar su programación manteniendo siempre el objetivo de contar la historia con excelencia e integridad.

Rémy Ourdan. Presidente de la Fundación WARM:
“Estamos especializados en guerras, pero querernos abrirnos a todo el mundo. Creado esto con habitantes de Sarajevo y con reporteros. Ahora está abierto a artistas y a universitarios. La idea es abrir los puntos de vista, es un combate por la verdad.”